El rey Carlos III veló este lunes el féretro de su madre Isabel II en la catedral de Saint Giles en Edimburgo, junto a sus hermanos, mientras los ciudadanos desfilan delante de la capilla ardiente para despedir a su soberana durante siete décadas.

De espaldas al ataúd, el nuevo monarca, vestido con ‘kilt’ (falda) escocés y chaqueta y corbata oscuras, guardó durante unos 10 minutos uno de los lados, cabizbajo y en una clara señal de recogimiento. Sus otros tres hermanos –Ana, Andrés y Eduardo– velaron los otros lados del féretro.

bur-tjc/meb

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here