Por Marianna Parraga, Mayela Armas y Matt Spetalnick

Washington/caracas, 25 oct (reuters) – altos
funcionarios de los departamentos de estado y del tesoro de
estados unidos están discutiendo propuestas para un fondo que
podría liberar más de 3.000 millones de dólares y brindar ayuda
humanitaria a venezolanos a través de las naciones unidas,
dijeron nueve personas conocedoras de las conversaciones.

Las propuestas, vistas como incentivo para propiciar un
diálogo político que lleve a elecciones en Venezuela, surgen
mientras más venezolanos intentan alcanzar territorio
estadounidense, generando disputas políticas sobre migración.

El arribo de inmigrantes a la frontera entre Estados Unidos
y México está creando presión sobre al Gobierno del presidente
de Estados Unidos, Joe Biden, que propone que se descongelen
fondos venezolanos retenidos en bancos extranjeros que
financiarían importaciones de alimentos y medicamentos, dijeron
las fuentes.

Según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI),
realizada por universidades venezolanas, el 94% de los
venezolanos vivía el año pasado en situación de pobreza y más de
la mitad experimentaba inseguridad alimentaria moderada o
severa.

Algunos analistas y activistas han dicho que las
sanciones de Estados Unidos y Occidente exacerban la profunda
crisis económica del país.

En 2019, Estados Unidos bajo la administración de Donald
Trump y otros países impusieron sanciones a Venezuela con el
objetivo de privar al Gobierno del presidente Nicolás Maduro de
ingresos petroleros y con ello quedaron congelados activos,
incluidos miles de millones de dólares del país depositados en
entidades extranjeras.

Washington y algunos aliados europeos ven la medida de
liberar los fondos como esencial para establecer un «acuerdo
social» entre el gobierno de Venezuela y la oposición, dijeron
las fuentes.

Los departamentos de Estado y del Tesoro de Estados
Unidos y el Ministerio de Información de Venezuela no
respondieron de inmediato a solicitudes de comentarios.

El portavoz de la ONU Stephane Dujarric no comentó sobre
si la organización ha acordado manejar un fondo de ayuda, pero
dijo que continua instando a Venezuela y a la oposición a
sostener un «diálogo inclusivo y significativo que conduzca a
soluciones negociadas, con los derechos humanos como componente
central».

«La movilización de recursos sigue siendo un reto clave,»
dijo. Añadió que los planes existentes para 2022-2023 están
financiados en 16,5% y que la ONU está llamando a sus miembros a
prestar apoyo.

A la caza de dinero

Maduro propuso por primera vez un fondo administrado por la
ONU en 2020. En un video dirigido a la Asamblea General, Maduro
criticó la falta de acceso de Venezuela a cuentas extranjeras e
instó a la adopción de un «instrumento internacional
jurídicamente vinculante para el desarrollo» para superar la
pobreza y la desigualdad.

El llamado no generó acción en ese momento en medio de la
estrategia de «máxima presión» de Trump para sacarlo del poder.

Desde 2017, Washington ha provisto 1.940 millones de dólares
en ayuda humanitaria a Venezuela y a naciones que están
acogiendo a venezolanos, pero el dinero no ha hecho mucho para
ralentizar un flujo que ha visto a más de 6 millones de
venezolanos dejar el país.

El nuevo fondo podría generar rechazo entre quienes apoyan
una presión continua sobre Maduro en el Congreso de Estados
Unidos. La propuesta también tiene inquietos a algunos partidos
de la oposición venezolana ante el potencial impacto de inyectar
fondos a la economía del país, que enfrenta graves problemas de
liquidez, por los que Maduro podría ganar crédito antes de las
elecciones presidenciales.

El Departamento de Seguridad Nacional cercó su frontera y
ahora solo permite la entrada desde Venezuela o de un tercer
país a solicitantes con familiares que ya vivan bajo estatus
legal en territorio estadounidense.

Funcionarios en Washington han argumentado que el fondo de
ayuda podría evitar que los venezolanos huyan de su país al
mejorar sus condiciones de vida mediante un mejor acceso a
alimentos, medicinas y atención médica, y al financiarse
proyectos de infraestructura para reparar la red eléctrica de
Venezuela, según las fuentes.

Naciones Unidas terminó un primer borrador de la propuesta
para la gestión del fondo a mediados de octubre, dijeron las
personas. Desde entonces, funcionarios estadounidenses y líderes
de la oposición están tocando las puertas a algunos organismos
multilaterales y grupos de expertos para estudiar proyectos.

Aún no se define una posible fecha para su activación y
muchos detalles siguen sin afinarse, pero el fondo podría
anunciarse una vez que enviados de Maduro y de la oposición se
sienten en México para discutir elecciones presidenciales,
dijeron dos de las fuentes.

Enviados de la oposición discutieron el tema con
funcionarios estadounidenses durante su viaje a Washington la
semana pasada, según cuatro de las fuentes. Estados Unidos
también se han acercado al Gobierno de Maduro sobre el tema,
según dos fuentes separadas.

La posibilidad de que el dinero venezolano vuelva a fluir
para importaciones e inversiones ha despertado el interés de
acreedores y tenedores de deuda venezolana, que están detrás de
reclamos por expropiación de activos y deudas impagas.

Organizaciones multilaterales como el Banco Interamericano
de Desarrollo y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF),
que han ayudado a manejar otros fondos o iniciativas de ayuda,
están en la lista de acreedores de Venezuela tras miles de
millones de dólares en préstamos y líneas de crédito impagas.

Para las Naciones Unidas, este podría convertirse en uno de
sus fondos más grandes, aunque no está claro todavía el monto
total que podría liberarse legalmente.
(Reporte de Marianna Párraga, Mayela Armas y Matt Spetalnick.
Reporte adicional de Michelle Nihols, Humeyra Pamuk y Daphne
Psaledakis)

Reuters

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here