(Agrega citas, detalles y autora)

Por Anne Kauranen

HELSINKI, 29 sep (Reuters) – Finlandia dijo el jueves
que cerraría su frontera a los turistas rusos a medianoche,
bloqueando la última ruta terrestre directa que queda para ellos
hacia la Unión Europea, mientras miles de rusos tratan de evitar
el reclutamiento en la guerra de Ucrania.

El Gobierno dijo que la medida provocaría un descenso
significativo del tráfico transfronterizo después que casi
17.000 rusos cruzaran la frontera con Finlandia durante el fin
de semana.

«La entrada de ciudadanos rusos con fines turísticos en
Finlandia pone en peligro las relaciones internacionales de
Finlandia», dijo el ministro de Asuntos Exteriores, Pekka
Haavisto, en una rueda de prensa, en la que explicó que la
decisión había sido tomada tras las conversaciones con Ucrania y
sus vecinos.

Haavisto dijo que la entrada para visitas familiares, así
como para trabajar y estudiar, seguiría estando permitida.

Con esta decisión, el Gobierno finlandés, receloso de ser
una nación de tránsito hacia la zona Schengen, libre de
controles fronterizos, se unió a los demás países miembros de la
UE que comparten fronteras terrestres con Rusia y que ya habían
prohibido la entrada de turistas rusos.

Las prohibiciones forman parte de una serie de sanciones y
otras medidas adoptadas contra Rusia por Occidente desde que
Moscú invadió Ucrania el 24 de febrero en lo que denomina una «operación militar especial».

Estonia, que al igual que otros países bálticos y Polonia,
argumentó que los turistas rusos suponían una amenaza para la
seguridad nacional y había expresado su frustración por el hecho
de que Finlandia no se hubiera unido a ellos. Ucrania ha dicho
que los rusos deberían quedarse en casa y tratar de detener la
guerra.

La UE ha prohibido todos los vuelos procedentes de Rusia,
dejando sólo los enlaces de transporte por ferrocarril y
carretera, y este mes ha acordado limitar la expedición de
visados de libre circulación en el espacio Schengen.

Los jóvenes rusos que hablaron con Reuters tras cruzar a
Finlandia la semana pasada dijeron que se fueron por miedo a ser
reclutados.

Los casi 17.000 rusos que cruzaron la frontera con Finlandia
durante el fin de semana representan un aumento del 80% respecto
a la semana anterior, informaron el lunes las autoridades
finlandesas.

El jueves, en el paso fronterizo de Vaalimaa había un flujo
constante de coches, según un testigo de Reuters, aunque el
tráfico se había calmado un poco tras el fin de semana.

«Tenemos indicios de que las autoridades rusas han cambiado
su política», dijo el jefe de los controles fronterizos, Tuomas
Laosmaa, añadiendo que el número de jóvenes rusos que pasaban
por allí había disminuido el miércoles. No dio más detalles.

Aunque el número de llegadas desde Rusia sigue siendo
inferior a los niveles previos a la pandemia, muchos finlandeses
han expresado su preocupación por el reciente aumento.

«Es muy lamentable que estemos en una situación provocada
por Rusia, pero en esta situación no me parece bien que pasen
por Finlandia para hacer turismo», dijo Erkki Helaniemi, un
especialista en finanzas que habló con Reuters en la capital,
Helsinki.

El anuncio de la semana pasada de la primera movilización
pública de Rusia desde la Segunda Guerra Mundial, para apuntalar
su tambaleante guerra en Ucrania, provocó una carrera hacia la
frontera, la detención de manifestantes y el malestar de la
población en general.
(Reporte de Anne Kauranen; reporte adicional de Janis Laizans;
escrito por Terje Solsvik; editado en español por Benjamín
Mejías Valencia)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here