BREMEN, Alemania (AP) — El portero del Augsburgo, Rafał Gikiewicz, atajó un penalti en los descuentos, lo que enfureció a los fanáticos del Werder Bremen y preservó la victoria por 1-0 de su club el viernes en la Bundesliga.

El partido terminó con un conato de violencia de los hinchas del Bremen, que bajaron desde las gradas hasta los tableros de la publicidad atrás de la meta del polaco Gikiewicz, quien les había hecho el gesto de llevarse un dedo a los labios tras detener el disparo de Marvin Ducksch en el cuarto minuto de compensación.

Los jugadores del Bremen pidieron a sus seguidores que permanecieran en sus lugares y el árbitro Martin Petersen amonestó a Gikiewicz por la presunta provocación.

Los jugadores y el cuerpo técnico del Augsburgo se habían molestado de que Petersen sancionara el penalti debido a una mano de Maximilian Bauer.

Los visitantes se quejaron de que Bauer no tuvo tiempo ni espacio para evitar que el disparo de Ducksch le pegara en un brazo y la tensión se avivó porque la jugada no se revisó mediante el videoarbitraje (VAR).

Niclas Füllkrug, del Bremen, había anotado en el primer tiempo pero el VAR le anuló el gol por posición adelantada.

Gikiewicz impidió que le anotaran al Augsburgo y su compañero bosnio Ermedin Demirovic consiguió el 1-0 a los 63 minutos.

Mergim Berisha envió un centro y Demirovic remató a corta distancia. Su anotación se tradujo apenas en la segunda victoria del Augsburgo en seis partidos. Los otros cuatro encuentros fueron descalabros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here