04/09/2022 a las 12:12 CEST

El ‘reality’ puede cambiar la vida de algunas personas para siempre

Sin embargo, muchos concursantes vieron como su vida se sumía en una vorágine de terribles noticias

Sobre algunos concursantes de Gran Hermano, pesa una terrible maldición. Después de su paso por el programa han sufrido terribles destinos en los que han sfrido penurias o situaciones extremas. De esta manera, algunos hablan precisamente de que el programa ha dejado una marca negra indeleble entre sus participantes.

Es relevante el primer ganador de Gran Hermano, Ismael Beiro, quien tuvo un terrible accidente de moto en 2002 que casi acaba con su vida. Aunque afortunadamente veinte años después es una persona que vive alejado de los focos y que regenta un exitoso bar en Cádiz.

Por su parte, el famoso Carlos Navarro, ‘El Yoyas’, famoso por su paso por la casa en Gran Hermano 2 ha sido acusado y condenado a seis años de prisión por malos tratos. El que otrora saliera en programas de televisión como ‘Salvados’, ahora se ha convertido en un convicto debido a las agresiones que cometió contra Fayna Bethencourt, otra participante del ‘reality’.

Juanjo Mateo, ganador de la sexta edición volvió a su vida como taxista al pasar por la casa de Guadalix: «No me sentí bien pagado porque mi vida cambió. Mi intimidad me la pagaron a 90 euros diarios, un precio nada acorde con lo que perdí” aseguraba en algunas declaraciones, por lo que explica que perdió más que ganó.

Chiqui, una de las protagonistas de GH10 fue castigada duramente por la vida, ya que ha sufrido dos abortos y fue estafada por su socio en un local de ocio nocturno que tenían en común.

NOTICIAS RELACIONADAS

La lista podría seguir ‘ad infinitum’, pues hay otros ejemplos como Amor Romera, que llegó a ser apuñalada. Sin embargo, también hay otras personas que lograron ganarse un futuro muy prometedor en la televisión gracias a su paso por el programa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here