El grupo paramilitar Wagner se está planteando reclutar a mujeres en las prisiones rusas y enviarlas a combatir en Ucrania, tras haber hecho lo propio con los hombres, indicó este miércoles su jefe, Yevgueny Prigozhin.

«No solo como enfermeras u operadoras, sino también en grupos de saboteadores o equipos de francotiradores. Todos sabemos que esto ya se ha hecho masivamente», afirmó Prigozhin.

El presidente del grupo Wagner se refería a las francotiradoras de elite y a las mujeres partisanas que lucharon durante la Segunda Guerra Mundial y que la propaganda soviética destacó.

«Estamos trabajando en esa dirección. Hay resistencias, pero creo que las superaremos», prosiguió Prigozhin, citado por su servicio de prensa en Telegram.

Prigozhin respondía así a un mensaje de un político ruso electo de los Urales, que afirmaba que mujeres detenidas en una cárcel de la ciudad Nizhny Tagil le habían pedido ser enviadas al frente para ayudar al ejército ruso.

En los últimos meses, Wagner está bajo sospecha de haber reclutado a numerosos detenidos en cárceles de Rusia y, luego, enviados a luchar en primera línea en Ucrania con la promesa de reducir sus penas y salarios atractivos.

Desde 2014, el grupo ha sido acusado de servir en la sombra los intereses del régimen del presidente Vladimir Putin y de cometer abusos en numerosas zonas de conflicto, especialmente en Siria y en países africanos.

En septiembre, Prigozhin, de 61 años, reconoció haber fundado esta organización después de negarlo durante años y que ahora opera en Rusia a cara descubierta, señal de una cierta escalada de poder.

Bur/rsc/mb

AFP

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here