El jefe del grupo parlamentario del partido-milicia chií libanés Hezbolá, Mohamad Raad, ha apelado a un «consenso» para lograr elegir al nuevo presidente del país, en medio de un vacío en el cargo tras el fin del mandato de Michel Aoun y el hecho de que el Gobierno esté en funciones tras haber dimitido.

«La vía más rápida para elegir a un presidente es el consenso. Las necesidades urgentes del país requieren de un presidente con diferentes características. Hay que discutirlo», ha manifestado, antes de criticar la «farsa política» y los «intereses personales y egoístas» que impiden destrabar la situación.

Así, Raad ha denunciado que el «odio y el racismo» entre los «responsables y sus políticas» han «destruido» Líbano, según ha informado el diario ‘L’Orient le Jour’. Hezbolá ha votado en blanco hasta ahora en las diez sesiones parlamentarias para intentar lograr nombrar al presidente ante la falta de acuerdo sobre un candidato.

Para ser elegido, el presidente debe obtener el apoyo de dos tercios de los parlamentarios –86 de los 128– en primera ronda o una mayoría absoluta en caso de que haya que celebrar más votaciones, tal y como contempla el artículo 49 de la Constitución libanesa. Aoun fue elegido presidente en 2016 después de casi medio centenar de sesiones parlamentarias que se prolongaron durante dos años y medio.

Líbano lleva varios años atrapado en una profunda y prolongada crisis política, económica y social que ha provocado que más del 70 por ciento de la población viva por debajo del umbral de la pobreza y un sistema bancario paralizado desde octubre de 2019.

Europa Press

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here