El Ministerio de Inteligencia de Irán y la organización de inteligencia de la Guardia Revolucionaria iraní han acusado a las periodistas Niloofar Hamedi y Elahe Mohammadi, que informaron de la muerte de Masha Amini que ha desatado semanas de protestas en el país, de ser agentes extranjeras de la CIA.

En un comunicado conjunto lanzado este sábado también describen las manifestaciones como una operación planificada con anterioridad y lanzada por la Agencia de Inteligencia estadounidense y otras internacionales y el Mossad, una agencia de inteligencia israelí.

En el escrito, las señalan como fuente principal para los medios de comunicación internacionales y reprochan que Hamedi fingiese ser periodista para «obligar a la familia» de Amini a divulgar información sobre la muerte de su hija.

Hamedi fue la primera periodista en informar sobre el caso de Amini desde el hospital en el que permanecía en coma, difundiendo imágenes de la familia de la joven rodeando la cama del centro sanitario, según recoge el diario ‘The Guardian’.

Por su parte, Mohammadi escribió un reportaje sobre el funeral de la joven que fue detenida por no llevar correctamente el velo islámico y ha sido acusada por el régimen de recibir entrenamiento como agente extranjero.

Más de 40 periodistas han sido detenidos desde que estallaron las protestas en el país y más de 220 personas han muerto a manos de las fuerzas de seguridad según la Agencia de Derechos Humanos HRANA .

Europa Press

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here