El piloto español Isidre Esteve y el resto de integrantes del Repsol Toyota Rally Team pusieron rumbo este martes por la noche a Arabia Saudí para participar en la edición 2023 del Rally Dakar, «especial» para el catalán por poder estar al volante de un Hilux T1+ con el que quiere codearse con los mejores.

«Esta edición es especial para nosotros porque a principios de año trabajamos muchísimo para disponer de una unidad del Toyota Hilux T1+ y lo conseguimos. Con él hicimos el Rally de Marruecos y el Andalucía Rally y tuvimos unas sensaciones increíbles. Ahora veremos de qué somos capaces de hacer en un Dakar tan complejo como el de 2023», señaló Esteve antes de la salida desde el aeropuerto de Barcelona-El Prat.

El de Oliana recalcó que «hay un grupo de 12-13 pilotos que en condiciones normales son más rápidos». «Y luego hay otros tantos que será con los que estaremos luchando. Un día podemos hacer el 15 y otro, el 29, pero cuando haya una etapa complicada, si estamos acertados y otros no tanto, podemos estar de golpe con Al-Attiyah, Al-Rajhi o Sainz, como vimos en Marruecos. Eso es algo que no podíamos experimentar hasta ahora», apuntó en declaraciones facilitadas por su equipo.

Sobre la dureza del Dakar, el piloto español recuerda que «siempre se dice ‘el de este año será el más difícil'». «Pero esta vez creo que estamos hablando de un planteamiento de carrera mucho más complejo que el de otros que hemos vivido en Arabia Saudí porque durará dos días más y tendrá más kilómetros», advirtió.

«La primera parte serán ocho días seguidos con muchísima navegación, donde cobrará importancia el copiloto, y en la segunda, los kilometrajes serán más cortos, pero las medias de velocidad previstas serán de alrededor de 50 km/h, lo que significa dificultad máxima en las dunas y máxima presión para el piloto. Este planteamiento nos gusta», añadió Esteve.

Además, tampoco olvida otro de los cambios para esta edición. «Los T1 no pararemos a mitad de especial y no tendremos ese pequeño descanso de 15 minutos que teníamos estos últimos años sino que haremos la etapa del tirón, por lo que será importante tener un buen ritmo y no despistarse. Todo esto hace que este Dakar sea muy imprevisible», remarcó el ilerdense.

El equipo aterrizará el miércoles y se dividirá en dos grupos, con uno yendo a recoger el Toyota Hilux T1+ y los vehículos de asistencia al puerto de Yanbu, a orillas del Mar Rojo, y el otro dirigiéndose hacia el Sea Camp, un gigantesco vivac que centralizará los días previos al inicio de la carrera, la prólogo, la primera etapa y la salida de la segunda.

El miércoles y el jueves, Isidre Esteve y su copiloto Txema Villalobos probarán el coche durante dos jornadas de ‘shakedown’ para dejarlo listo antes del tradicional paso por el podio de salida, paso previo al inicio del ‘raid’ el 31 de diciembre con un breve prólogo de 11 kilómetros para establecer el orden en el que los participantes empezarán la primera de las 14 etapas.

Europa Press

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here