JERUSALÉN (AP) — El ejército israelí demolió viviendas, tanques de agua y huertos de olivos en dos pueblos palestinos del sur de Cisjordania, donde algunos residentes corren el riesgo de ser desalojados de forma inminente, denunciaron el miércoles residentes y activistas.

Uno de los pueblos cuyos inmuebles fueron demolidos el martes es parte de una zona árida de Cisjordania conocida como Masafer Yatta, que según el ejército israelí es un sitio de entrenamiento con fuego real. Unos 1.000 residentes de las ocho aldeas que componen Masafer Yatta están por ser expulsados, una orden que la Corte Suprema de Israel confirmó en mayo después de una batalla legal de dos décadas.

Según imágenes compartidas por residentes locales y activistas, vehículos blindados escoltaron a los equipos de maquinaria pesada hacia las poblaciones de Ma’in y Shaab al-Butum, que forman parte de Masafer Yatta.

Guy Butavia, un activista del grupo israelí de derechos humanos Taayush, aseguró que el ejército arrasó cinco casas, corrales de animales y cisternas, arrojando las pertenencias de las personas al desierto frío.

“Vienen y derriban tu casa. Es invierno. Hace frío. ¿Y ahora qué? ¿Dónde van a dormir esa noche?”, afirmó.

La mayoría de los residentes de la zona no se han mudado a pesar del fallo, incluso ante la llegada periódica de las fuerzas de seguridad israelíes para demoler estructuras. Sin embargo, podrían ser expulsados en cualquier momento.

Funcionarios de defensa israelíes citados por las autoridades locales y el grupo de derechos humanos informaron que pronto sacarían a la fuerza a más de 1.000 residentes del área.

“Existe una preocupación genuina de que se cometa un grave crimen de guerra”, aseveró Roni Pelli, portavoz de la Asociación Israelí por los Derechos Civiles (ACRI, por sus siglas en inglés).

COGAT, el organismo de defensa israelí que se ocupa de los asuntos civiles palestinos, se negó a hacer comentarios.

Los dos pueblos se encuentran en el 60% de la Cisjordania conocida como Área C, donde el ejército israelí ejerce un control total en virtud de los acuerdos de paz interinos alcanzados con los palestinos en la década de 1990. Los inmuebles palestinos construidos sin permisos militares, que los residentes dicen que son casi imposibles de obtener, corren el riesgo de ser demolidos.

AP

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here