El asesor político ecuatoriano Jaime Durán Barba participó del ciclo +Entrevistas, con Luis Novaresio por LN+, y analizó el atentado a vicepresidenta Cristina Kirchner, a quien calificó de ser “una confusión”.

En una entrevista en donde describió diferentes sucesos políticos que tienen lugar en América Latina, Durán Barba sostuvo que la Argentina es “muy distinto a los demás”. Este análisis se lo atribuyó al peronismo, que según él “le imprime una característica especial” al país. “Es el único movimiento político que tiene el nombre de una persona, todos los demás se acabaron”, dijo.

Particularmente, habló de la figura de Cristina Kirchner y planteó que los kirchneristas no pueden ser definidos. “Uno no acaba de saber qué son”, opinó.

“Después de 20 años de Cristina tampoco es que tenemos una Argentina con una economía planificada, no hizo comunista al país, al contrario, ella y muchos de sus colaboradores se convirtieron en capitalistas muy ricos que no lo fueron los revolucionarios de antaño. El entorno de Cristina lo que ha hecho es acumular dinero descomunal. Ni siquiera hago juicio en si fue legal o no. Ser revolucionario antes significaba un desapego de la acumulación de riqueza. Eran gente que creía en ideas políticas, en una utopía y se dedicaba a eso, no acumulaba plata en el banco”, desarrolló.

En la misma línea, sostuvo entonces que en el kirchnerismo “hay cosas que son rocambolescas”. Y argumentó: “Es desconcertante, como, por ejemplo, que Cristina Kirchner pueda decir que algún fiscal debería investigar a Néstor. Me parece una locura”.

Sobre el atentado, Durán Barba sostuvo que no es inverosímil, pero utilizó la misma palabra que usó para definir al kirchnerismo en su conjunto. “Es todo absurdo, rocambolesco. No se puede quedar en la zona de peligro donde alguien atentó y ella firmando libros”, opinó el asesor.

También, cuestionó: “No se dieron cuenta ni ella ni el escolta sino cuando lo vieron en televisión más tarde. Eso es de locura, en ningún país del mundo pasa eso”.

Consultado sobre un posible enfrentamiento electoral entre Cristina Kirchner y Mauricio Macri, Durán Barba fue categórico: “Es posible, no me parece muy probable”. A continuación, desarrolló su análisis sobre el escenario que observa en la Argentina. “Mi impresión es que hay una tendencia a creer que habrá un enfrentamiento entre gobierno y oposición, pero en América Latina ha habido una proliferación enorme de candidatos de todo tipo. En Ecuador 28, en Costa Rica 20. La vieja política como se daba no está funcionando”.

Según su mirada, de acá al año que viene el Gobierno puede romperse, dividirse. “Es probable que las contradicciones que vive el Gobierno, centralmente con lo que pretende hacer Massa, que quiere una economía más ordenada, más integrada al mundo, genere un choque entre ellos. Yo no creo que Cristina permita que se imponga lo que ellos llaman ‘reforma neoliberal’, no lo van a permitir. Van a terminar chocando y es posible que en la oposición también se vean fisuras, al ser una organización que se opone al kirchnerismo”.

Entonces, Durán Barba planteó que en la región observa cómo aparecen figuras que seis meses antes de las elecciones no eran mencionadas en las encuestas y vaticinó que esto mismo pueda ocurrir en la Argentina. “Boric era un personaje marginal”, ejemplificó.

Tal como describió el asesor, “hay un estado de anomia en el mundo” y aseguró que la sociedad occidental va hacia el caos. “La inmensa mayoría de la gente tiene una angustia enorme, tiene un fastidio con lo que está pasando, con el parlamento, con la Justicia, con los medios de comunicación. Es un fenómeno mundial que explica la fuerza de Trump en Estados Unidos”, explicó.

Lo que comenzó siendo un elogio hacia Javier Milei derivó en una descripción lacerante. Durán Barba planteó que veía en el referente libertario un candidato que parecía “novedoso y creativo”, pero luego planteó que con el paso del tiempo dejó de ser original.

“Al quinto mes de rifar el sueldo ya no funciona”, dijo, y metaforizó: “De chico me encantaban los circos, la primera vez que fui los payasitos me parecían geniales, a la segunda uno veía que estaban remendando el disfraz. Este tipo de candidato totalmente distinto que gana porque desconcierta a la sociedad con sus posturas estrambóticas no puede estar mucho tiempo en escena porque deja de ser original. Se ensucia el caballo blanco y terminamos con un caballo pinto que ya no puede correr”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here