Jordania será este martes la sede de una cumbre de Oriente Medio con actores regionales e internacionales con la esperanza de resolver crisis regionales, en particular en Irak.

La cita «Bagdad II» en la que participarán Francia y la Unión Europea (UE) es un seguimiento a la cumbre de agosto de 2021 en la capital iraquí, celebrada por iniciativa del presidente francés, Emmanuel Macron.

La cumbre, a realizarse a orillas del mar Muerto, busca «brindar apoyo a la estabilidad, seguridad y prosperidad de Irak», dijo la presidencia francesa en un comunicado, que manifestó su esperanza de que beneficie también «a toda la región».

Varios países de Oriente Medio están inmersos en la inestabilidad.

En los últimos tres meses, Irán ha reprimido con violencia una ola de protestas desatadas por la muerta de la kurda iraní Mahsa Amini, de 22 años, el 16 de septiembre estando bajo custodia policial.

Participará también el jefe diplomático de la UE, Josep Borrell, quien ha mediado las conversaciones dirigidas a revivir el acuerdo nuclear de Irán con las potencias mundiales.

En tanto, Siria continúa siendo un campo de batalla de intereses geopolíticos opuestos y Líbano vive un marasmo económico y político.

En Bagdad II participarán el nuevo primer ministro iraquí, Mohamed Shia al-Sudani, el ministro iraní de Relaciones Exteriores y delegaciones de Turquía y Arabia Saudita.

Jordania, que ha enfrentado huelgas y protestas los últimos días por el encarecimiento de los combustibles, dijo que el ejército estará patrullando la carretera al aeropuerto de Amán, a unos 50 km de la capital.

– «Nadie espera milagros» –

«En esta cumbre hay grandes ambiciones pero nadie espera un milagro», declaró Riad Kahwaji, director del Instituto de Análisis Militar de Cercano Oriente y el Golfo.

El ministro iraní de Relaciones Exteriores, Hosein Amir-Abdolahian, tiene previstas varias actividades al margen de la conferencia.

El papel mediador de Francia es crucial para «mantener el hilo del diálogo entre Occidente e Irán, especialmente con el estancamiento de las negociaciones nucleares de Viena», señaló Kahwaji.

El analista basado en Dubái consideró necesario medir «la disposición de Teherán, que tiene un papel central en las crisis regionales -de Irak a Siria y a Líbano y Yemen- en llegar a un acuerdo».

Señaló que la participación iraní en el conflicto de Ucrania, mediante el suministro de drones a Rusia, complica aún más las discusiones.

Teherán acusa a su rival regional, Arabia Saudita, con la cual no tiene relaciones desde 2016, de fomentar las protestas en Irán.

El ministro iraní Amir-Abdolahian aseguró el lunes que Teherán está «listo para retomar las relaciones normales» con Riad «cuando la parte saudita esté lista».

La conferencia será también una prueba para el iraquí Sudani, designado primer ministro a finales de octubre tras más de un año de estancamiento político.

Hamzeh Hadad, un académico visitante del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, considera que la primera cumbre de 2021 buscaba permitir que el entonces primer ministro iraquí, Mustafa al-Kadhemi, era capaz de «congregar en Bagdad a los gobernantes vecinos, en particular los de los países del Golfo».

Sudani deberá demostrar que «puede mantener esas relaciones y que no dependen de vínculos personales», agregó Hadad.

La cita deberá abordar también temas como el calentamiento global, la seguridad alimentaria, los recursos hídricos y la cooperación energética.

Macron se reunirá con el rey Abdullah II de Jordania, un «aliado en la lucha contra el terrorismo», según París.

at-kt-vl/noc/jsa/pjm/lb/mas/zm

AFP

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here