El primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, ha anunciado en la noche de este lunes que pospone la decisión sobre las multas para los serbios residentes en la región tras la petición de Estados Unidos.

«Doy las gracias al embajador (de Estados Unidos en Kosovo, Jeff) Hovenier por su compromiso y participación. Acepto su solicitud de un aplazamiento de 48 horas en la imposición de multas por matrículas (…)», ha anunciado el primer ministro kosovar a través de un mensaje en su perfil de la red social Twitter.

«Estoy feliz de trabajar con EEUU y la UE para encontrar una solución durante los próximos dos días», ha añadido, después de que Hovenier declarara que a Washington le «preocupa que los líderes de Kosovo y Serbia no hayan podido llegar a un acuerdo» durante la jornada de este lunes.

Serbia y Kosovo acabaron este lunes sin acuerdo la reunión de alto nivel entre el presidente serbio, Aleksandar Vucic, y el primer ministro kosovar, Albin Kurti, organizada en Bruselas para solventar la crisis abierta por la controvertida norma para imponer matrículas kosovares a las comunidades serbias, después de que Pristina hubiese rechazado una propuesta de la Unión Europea para lograr un acercamiento.

En una declaración sin preguntas tras el encuentro, el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, ha informado de que la reunión de más de ocho horas ha finalizado sin acuerdo entre las partes, después de que las autoridades kosovares hayan rechazado la propuesta puesta sobre la mesa por Bruselas para solventar la crisis, una iniciativa que Belgrado sí apoyaba.

Kurti justificó posteriormente su rechazo a la propuesta presentada este lunes por la Unión Europea para solventar la crisis de las matrículas en que no va acompañada del compromiso para «un acuerdo final para la normalización de las relaciones» con Serbia, objetivo último de Pristina.

En un mensaje en redes sociales, Jeton Zulfaj, asesor del primer ministro kosovar, acusó a la UE de renunciar a sus propias propuestas ya que Pristina estaba dispuesto a cerrar un acuerdo sobre la polémica de las matrículas a cambio del compromiso de concluir la normalización de las relaciones con Serbia en marzo de 2023, algo que Belgrado ha rechazado.

Las palabras del primer ministro kosovar fueron rápidamente respondidas por el portavoz de Exteriores de la UE, Peter Stano, que tachó de «falsas» las denuncias de Pristina y ha señalado que la UE sigue comprometida con la propuesta de normalización y demanda a las partes que lleguen a un acuerdo pronto sobre el texto.

Europa Press

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here