El ministro de Exteriores de Ucrania, Dimitro Kuleba, ha solicitado la colaboración del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para lograr frenar las deportaciones forzadas de menores ucranianos hacia territorio ruso.

Kuleba ha mantenido este sábado una reunión con la presidenta del CICR, Mirjana Spoljaric, en la que le ha trasladado su agradecimiento por el trabajo realizado en Ucrania, pero ha pedido redoblar estos esfuerzos.

«He pedido al CICR que nos ayudara a detener uno de los crímenes más atroces de Rusia, el traslado forzoso de niños ucranianos, devolverlos a sus hogares y evitar la adopción ilegal», ha manifestado Kuleba en su perfil oficial de la red social Twitter.

Spoljaric viajó a Ucrania el pasado jueves en el marco de una visita de cuatro días en el país europeo que le ha llevado a reunirse con residentes de Mikolaiv y Jersón y a conocer a los equipos que trabajan en el este del país, cerca del frente de hostilidades.

Coincidiendo también con su viaje a Ucrania, Spoljaric confirmó que miembros de la organización llevarían a cabo nuevos encuentros con prisioneros de guerra ucranianos en manos de Rusia para comprobar su estado de salud.

Europa Press

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here