La misión de Naciones Unidas en Afganistán acusó este lunes a los talibanes de intimidar y acosar a su personal femenino en el país, entre otros al detener de manera temporal a tres de ellas para interrogarlas.

Tres mujeres afganas que trabajan para la organización fueron «aisladas y detenidas de manera temporal para un interrogatorio» llevado a cabo por agentes de seguridad armados de las autoridades, denunció la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán en un comunicado.

La misión, que resalta un «aumento de los actos de acoso contra su personal femenino», llama a poner un fin inmediato a «todos estos actos de intimidación y de acoso».

El portavoz del gobierno, Bilal Karimi, rechazó la acusación y dijo que las informaciones publicadas no eran verdaderas. «(…) Nadie ha sido detenido», declaró.

«Hubo una reunión de mujeres en Kandahar (sur) y cuando pedimos explicaciones a las mujeres, descubrimos que eran empleadas de la ONU, por lo que después fueron liberadas», agregó.

Karimi no ofreció más detalles sobre la reunión ni cuántas mujeres habían asistido.

La acusación de Naciones Unidas se produjo unas horas después de que el relator especial de la ONU para ese país denunciara el «importante retroceso de los derechos de las mujeres y las niñas, las represalias contra los opositores y las voces críticas así como la represión de la libertad de expresión» en Afganistán.

Las severas restricciones impuestas por los talibanes a las mujeres se han convertido en un gran obstáculo para el reconocimiento oficial por parte de la comunidad internacional del gobierno islamista en Afganistán.

jd-qb/est/mba/sag/meb

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here