Naciones Unidas y Estados Unidos han condenado el decreto de los talibán en Afganistán que ordena a todas las ONG, ya sean nacionales o internacionales, la suspensión de los contratos de trabajo de las mujeres hasta nuevo aviso.

«Cualquier orden de este tipo violaría los derechos más fundamentales de las mujeres, además de constituir una clara violación de los principios humanitarios», ha advertido la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en un comunicado.

Asimismo, ha avanzado que la ONU tratará de reunirse con los dirigentes talibán para obtener aclaraciones sobre la mencionada orden que, ha alertado, «perjudicará aún más a los más vulnerables, especialmente a las mujeres y las niñas».

«Privar a las mujeres del libre albedrío para elegir su propio destino, desempoderarlas y excluirlas sistemáticamente de todos los aspectos de la vida pública y política supone un retroceso para el país», ha concluido.

Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha expresado su profunda preocupación por el decreto al tratarse de una decisión que «podría ser devastadora para el pueblo afgano».

«Las mujeres son fundamentales para las operaciones humanitarias en todo el mundo», ha recordado en una publicación en su perfil de Twitter.

Europa Press

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here