La oposición al Gobierno de Bolivia ha presentado este miércoles en el Parlamente del país un proyecto de ley para que el Censo Nacional de la población tenga lugar en octubre de 2023 y se excluya la posibilidad de que se celebre más allá.

En concreto, la coalición izquierdista de Comunidad Ciudadana (CC) y su líder, el expresidente boliviano Carlos Mesa, han subrayado «la necesidad de responder» a las protestas llevadas a cabo en Santa Cruz y otras regiones del país que exigen que el Censo se realice, como muy tarde, el próximo año, según ha informado ‘Página Siete’.

«La presente ley tiene por objeto establecer como fecha de realización del próximo Censo Nacional el día miércoles 25 de octubre del año 2023», esgrime el único artículo del proyecto de ley que será presentado este jueves en la Cámara de Diputados boliviana.

El exmandatario dijo que es urgente responder a la demanda de Santa Cruz y otras regiones del país que exigen que el censo se lleve el próximo año.

Mesa ha criticado la puesta en marcha de una mesa técnica promovida por el Ejecutivo y que pretende determinar la fecha del Censo. «El espacio para ello no son reuniones dilatorias ni gabinetes parcializados sino la Asamblea Legislativa. CC presenta un proyecto de ley para dar certidumbre al país», ha afirmado el exmandatario en un mensaje en Twitter.

El denominado «movimiento cívico» de Bolivia inició el pasado 22 de octubre un paro nacional indefinido para demandar la celebración del Censo en 2023, en lugar de 2024 como ha propuesto el Gobierno boliviano, ya que este registro condiciona el reparto de ayudas entre las regiones del país.

Las protestas se están concentrando en la ciudad de Santa Cruz, donde la oposición al presidente de Bolivia, Luis Arce, tiene mayor peso, además de tratarse del motor económico del país. Allí una persona ha perdido la vida durante las movilizaciones.

Tras ello, el actual mandatario de Bolivia decidió convocar el una mesa técnica formada por representantes de organismos internacionales y comunidades indígenas –entre otros– que busque una fecha para la celebración del Censo de la población boliviana.

No obstante, Arce ha denunciado que el asunto del Censo que ha originado las protestas en Santa Cruz es utilizado para desestabilizar al Gobierno y derrocarlo.

«Esta mirada política del tema del censo, lamentablemente generó un abordaje político, ya que no solamente se utilizó como un instrumento de desestabilización del Gobierno, sino también busca derrocarlo», advirtió el mandatario, según declaraciones recogidas por ABI.

Europa Press

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here