23/01/2023 a las 13:14 CET

La segunda ronda de playoffs nos dejó con grandes partidos y actuaciones memorables de los mejores jugadores de la liga

Bengals, Kansas, 49ers y Eagles sumaron victorias y ya están en las finales de conferencia

La ronda divisional de la NFL nos dejó con grandes momentos en cada uno de sus partidos, y los equipos clasificados ya preparan las finales de conferencia donde pelearán por un sitio en la Superbowl. Analizamos las claves de esta jornada de playoffs.

LOS EAGLES ASFALTAN A NUEVA YORK

Los Eagles debutaban en estos playoffs con ciertas dudas sobre el estado físico del hombro de Jalen Hurts, pero nada de eso ocurrió una vez los de Philadelphia pisaron el césped, donde derrotaron a Giants por un convincente 38-7 en el marcador.

Los locales resolvieron el encuentro por la vía rápida, y anotaron cuatro touchdowns en cinco de sus primeros drives ofensivos, alcanzando el 28-0 en la media parte al que poco pudo hacer Giants para acercarse. La línea ofensiva de Eagles se encargó de desactivar el pass rush rival, y poco pudieron hacer Dexter Lawrence y Thibodeaux para penetrar en el muro rival. 

La OL de Philadelphia abrió los mares para los runningbacks, y esta vez fue Kenneth Gainwell el gran protagonista con 112 yardas en doce acarreos para un touchdown. Miles Sanders, el corredor titular, también corrió para otras 90 yardas. En el total del partido, Eagles obtuvo 268 yardas de carrera.

Jalen Hurts despejó todas las dudas sobre su hombro con una gran actuación: 188 yardas totales y tres touchdowns, y tuvo un papel más que relevante para que su equipo dejase sin aliento a la defensa neoyorquina.

Gracias al buen hacer vía terrestre, Eagles no tuvo que recurrir a grandes jugadas por aire. DeVonta Smith sumó 61 yardas y un touchdown, Dallas Goedert 58 yardas y otro touchdown, y A.J Brown quedó en segundo plano con tan solo 22 yardas atrapadas.

Philadelphia sabía que el partido pasaba por arrasar en las trincheras, y así lo hizo. Volvieron a demostrar porque tienen la mejor y más profunda línea defensiva de la liga, y acumularon cinco sacks  y trece presiones en la contienda, con Sweat y Reddick como grandes nombres. En la secundaria, James Bradberry consiguió vengarse del equipo que lo cortó hace unos pocos meses, e interceptó un balón al quarterback rival y secó por completo a los receptores de Nueva York.

En el otro lado de la moneda, poco pudo hacer un equipo que con tan poco ha llegado hasta toda una ronda divisional ante el mejor equipo en temporada regular de la NFL. Todo lo bien que estuvo Daniel Jones en el partido de Wild Card lo dejó escapar ante Eagles, eso sí, ante una de las mejores líneas defensivas de la historia de la competición en cuanto a números.

Pasó para 135 yardas aéreas y corrió para otras 24 yardas sin ningún touchdown, y fue interceptado en una ocasión por su antiguo compañero. Ni Barkley (61 yardas terrestres) ni Richie James (51 yardas aéreas) pudieron ni siquiera hacer daño a los rivales, que se sentían muy superiores en lo físico.

QUINTA FINAL DE CONFERENCIA CONSECUTIVA PARA CHIEFS

Los Chiefs no lo tuvieron fácil para derrotar a Jaguars en un partido marcado por la aparente ‘lesión’ de Patrick Mahomes, pero al final, como siempre, consiguieron el pase a la final de la conferencia americana por 27 a 20.

Todo empezó genial para los de Kansas. Su quarterback movía el balón de manera espectacular y conseguían primeros downs con facilidad. Hasta que llegó el susto. A falta de tan solo un par de minutos en el primer cuarto, un jugador rival cayó encima del tobillo derecho de Mahomes, que dejó al quarterback visiblemente afectado.

Acabó el drive con un field goal y con Patrick abandonando el terreno de juego cojeando y dejando un silencio tremebundo en Arrowhead. Mientras el equipo médico estudiaba la lesión, Chad Henne entró para sustituirlo y lideró un drive de 98 yardas que acabó en touchdown de carrera, nada mal para el suplente.

Ya en la segunda parte Mahomes volvió, y aun con un dolor evidente en su tobillo, fue capaz de jugar a las mil maravillas y dejar sin respuesta a Jaguars. Acabó el encuentro con 22/30 en pases completados para 195 yardas y dos touchdowns, y resolvió sus problemas físicos con pases rápidos y cortos, ayudándose en sus runningbacks. Isiah Pacheco, el corredor de séptima ronda, cosechó 95 yardas de carrera y culminó una gran actuación. 

Pero el gran protagonista en el juego aéreo de Chiefs fue el de siempre, Travis Kelce, que se zafó como quiso de los defensores rivales en la zona media del campo. Capturó 14 pases para 98 yardas y dos touchdowns, y no hizo falta un gran papel de Kadarius Toney o Smith Schuster en las alas abiertas para sentenciar el partido. 

La defensa de Kansas estuvo en modo playoffs, y generaron dos sacks, nueve golpes al quarterback y doce presiones, y el rookie Jaylen Watson protagonizó una intercepción desde la secundaria para romper las esperanzas de remontada rival. 

Los Jacksonville Jaguars hicieron todo lo posible para hacer mella en el rival, pero delante tenían el mejor equipo de la conferencia Americana en los últimos cinco años. Quizás los visitantes no fueron todo lo agresivos que estuvieron en la segunda parte de la Wild Card, y lo penalizaron en su intentona de remontada, ya demasiado tarde.

Trevor Lawrence obtuvo 217 yardas de pase, un touchdown y una intercepción. Los nombres más destacados en la ofensiva visitante fueron Zay Jones con 83 yardas aéreas y Travis Etienne Jr con 62 yardas terrestres y una anotación

GOLPE DE AUTORIDAD DE BENGALS EN BUFFALO

No era un partido fácil para Cincinnati. Llegaban al siempre complicado (y congelado) HighMark Stadium del oeste de Nueva York para enfrentarse a Bufallo Bills con ganas de demostrar que eran claros aspirantes a la Superbowl. Nada más lejos de la realidad, y es que Bengals se impuso 27 a 10 ante unos impotentes Bills.

Estos Bengals son buenos, muy buenos, y saben perfectamente como dominar un partido de altos vuelos. Controlaron el duelo desde el primer minuto hasta el último, y desactivaron a una de las mejores defensas de la competición.

Joe Burrow estuvo a nivel ‘MVP‘, calmado en el pocket y sereno en sus pases. Completó 23/26 en lanzamientos para 242 yardas y dos tocuhdowns. El quarterback de Cincinnati controló el ‘tempo’ de partido en todo momento, y supo atacar una secundaria rival que jugó su peor partido de la temporada.

El mariscal atacó por activa y por pasiva a los cornerbacks y safeties de Bills, y hizo sufrir en especial a Jordan Poyer y Tre’Davious White, experimentados jugadores que no tuvieron su mejor noche. Ja’Marr Chase no cuajó un partido espectacular en cuanto a números, pero sus 61 yardas y un touchdown en cinco recepciones aparecieron cuando más lo necesitaba su equipo.

Una de las claves del partido fue el buen papel de la línea ofensiva de Cincinnati, que pese a las bajas, protegió a Burrow y abrió caminos a sus runninbacks. Joe Mixon corrió para 105 yardas y una antoación, penetrando a placer ante una de las mejores líneas defensivas de la liga contra la carrera.

Las sensaciones en Buffalo no son buenas, y es que se respira un ambiente de decepción otra vez más. El equipo ya dio señales de flaqueza en las últimas semanas de temporada regular, unas señales que se confirmaron en el duelo divisional ( y también en Wild Card).

La ofensiva de Bills se mostró inoperante a lo largo de los dos cuartos, y Josh Allen y Stefon Diggs acabaron desquiciados ante una férrea defensa de Bengals. El quarterback pasó para 265 yardas aéreas sin encontrar la zona de anotación, y fue interceptado en una ocasión. Allen corrió para 26 yardas y si que sumó un touchdown con sus piernas.

El receptor estrella de los locales, Steffon Diggs, estuvo desaparecido durante todo el encuentro. Tan solo atrapó 35 yardas e incluso lo vimos encarándose con su quarterback en señal de enfado por no haberle pasado más balones.

49ERS SE IMPONE A COWBOYS EN UN PARTIDO DE DEFENSAS

En el duelo divisional entre 49ers y Cowboys se enfrentaban dos de las mejores defensas de la competición, y así lo demostraron a lo lago del partido. Finalmente la que venció fue la unidad defensiva local, que llevó en volandas a su equipo hacia la victoria por 12 a 19 ante Dallas.

La primera parte la dominó el front four de Cowboys, y es que DeMarcus Lawrence y Odighizuwa supieron descifrar los ataques rivales y consiguieron generar presión a un Brock Purdy que tuvo que salir del pocket en numerosas ocasiones buscándose la vida.

Pese al buen hacer en esa parcela, los visitantes volvieron penalizar los errores de su quarterback. Dak Prescott volvió a dejarnos con los fantasmas del pasado con sus dos intercepciones de bulto, dos lanzamientos que por desgracia de los suyos son ‘marca de la casa’ en partidos de vida o muerte.

Prescott, MVP de la pasada jornada de Wild Card, volvió a ser el jugador que conocíamos en grandes escenarios.

Pollard se lesionó al principio del encuentro, y eso dejó a Prescott solo a los mandos de la ofensiva, mal presagio para Dallas. El quarterback lanzó para 206 yardas, un touchdown y dos intercepciones, con un rating de pase de 63.6. El mariscal desaprovechó las oportunidades que le daba su defensa, y eso se paga ante estos 49ers.

Salió la mejor versión de San Francisco en la segunda parte. Purdy tenía más tiempo para lanzar y ahora sí encontraba a su fiel amigo en el juego de pase, George Kittle, que acabó con 95 yardas en cinco recepciones. ‘Mr Irrelevant’ obtuvo 214 yardas de pase, un rating de pase de 87.4 y lideró a los suyos hacia la final de conferencia nacional.

NOTICIAS RELACIONADAS

En la parcela defensiva, Warner y Lenoir fueron los protagonistas de interceptar al rival, y Samson Ebukam fue quién cosechó el único sack del encuentro para 49ers.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here