Las horas previas a las fiestas de fin de año son motivo de estrés. Desde la decisión de dónde y con quién se pasará la Navidad (o el 31) a quién lleva qué alimento o bebida a la reunión; todo requiere negociaciones varias. Finalizados los debates, muchos sumamos la costumbre de sentarnos a la mesa y comer en abundancia.

Para que la celebración de Navidad o Año nuevo no incluyan preparaciones poco saludables (pero no tengas que sumar más preocupaciones), te propongo algunas ideas y trucos para que tus fiestas no sean sinónimo de mala alimentación.

Las comidas navideñas no necesariamente tienen que ser calóricas
Las comidas navideñas no necesariamente tienen que ser calóricas shutterstock – Shutterstock

Siempre reitero que el problema no es lo que se ingiere de parrilla, sino todo lo que somos capaces de consumir antes, en el preámbulo de la cena o almuerzo en cuestión.

Para empezar, es clave reducir el consumo de snacks y aderezos industrializados. Te propongo que hagas algunos cambios en tus picadas, por ejemplo usa salsas caseras en lugar de mayonesa ketchup y sustituí harinas (grisines, tostadas, pan o galletitas al agua) por bastoncitos de zanahoria, apio, pepino o morrón asado.

La picada es un tentempié, para atender la cantidad de alimentos que querés comer, podés servirla en versiones individuales y así los comensales tendrán su porción individual de dips y snacks saludables. Ninguno llegará a la cena repleto, tendrá una porción justa y además reducirá el consumo de ultraprocesados ricos en grasas y sodio agregado.

La clave es recordar que es más importante lo que comemos desde fin de año a Navidad que ¡entre Navidad y fin de año! Lo importante es disfrutar y compartir estas fechas con quien gusten sin estrés por calorías, harinas ni excesos.

Zanahorias enteras al horno
Zanahorias enteras al horno Gentileza Leonardo Bouzada

Algunas ideas de salsas:

Cortar las berenjenas por la mitad a lo largo y colocarlas en una fuente con la piel hacia arriba. Llevar al horno 30 a 45 minutos, hasta que estén bien asadas. Retirarlas, dejar enfriar un poco y sacar toda su pulpa con ayuda de una cuchara.

Mezclar la pulpa de las berenjenas con los dientes de ajo picados, el tahíni y el zumo de limón. Salpimentar y batir con la batidora hasta obtener una pasta. Colocarla en un bol, espolvorear con pimentón picante y un buen chorro de aceite de oliva virgen.

Berenjenas a la plancha son una excelente opción
Berenjenas a la plancha son una excelente opción Pixabay

Si en tu hogar la opción es la parrilla, lo primero será optar por cortes magros y en el caso del pollo, prepararlo sin piel.

Te dejo algunas ideas de complementos: Ensaladas multicolores (zanahoria rallada, lechuga, remolacha, tomate, palmitos, rúcula). Si se animan a mezclar frutas, les recomiendo una preparación con lechuga, manzana, nueces, cebolla morada y una salsa sobre la base de miel.

*Por Lorena Balerio

El País (Uruguay)

El País (Uruguay)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here