10/01/2023 a las 07:23 CET

Los expresos posconvergentes también se acogerán a esta opción, pese a haber sido criticada por su partido

Todos los expresos condenados por el Tribunal Supremo en el juicio del ‘procés’ pedirán la revisión de su condena por parte del Alto Tribunal una vez entre en vigor este jueves la reforma del Código Penal que puede beneficiarles en cuanto a la duración de las penas impuestas. También los condenados de Junts per Catalunya, incluido el secretario general Jordi Turull, aunque el partido ha criticado el pacto entre el Gobierno y ERC porque, a su juicio, no soluciona la «represión» al independentismo. Solo el antecesor de Turull en Junts, Jordi Sànchez, está meditando su decisión, según fuentes de su entorno.

Como suele suceder en política, el discurso público transita por unas vías distintas a las soluciones personales que cada uno adopta. Ocurrió con los indultos, pese a que en ese caso no hizo falta que los beneficiados los solicitaran directamente, y ocurre ahora respecto a la sedición. Junts ya ha dejado claro que respetará la decisión personal que tome cada uno de los dirigentes posiblemente beneficiados, como los ‘exconsellers’ Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Forn y Jordi Sànchez. Fuentes cercanas a los expresos indican que se trata de una medida «de oficio» pero se limitan a confirmar la maniobra. En el caso de Sànchez, según su entorno, se está estudiando si el Supremo actuará de oficio en esta revisión de penas. No se quiere dar argumentos que puedan entorpecer el camino de defensa ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

La posición de Junts

La posición pública de Junts con la desaparición de la sedición en el Código Penal y la rebaja del delito de malversación ha sido muy crítica: «Evidentemente, desjudicializar no se desjudicializa», porque los hechos del 1-O pueden seguir siendo objeto de delito, defendió Turull. Además, ha añadido que «una cosa es lo que diga el texto y otra lo que diga el Tribunal Constitucional». «Convertimos el referéndum en otro delito y esto no tiene nuestro aplauso», aseveró en una entrevista en RAC-1 al conocerse el alcance de la reforma.

Junts rechazó la reforma en el Congreso y presentó un texto alternativo. «El delito de sedición sale por la puerta, pero entra por la ventana el de desórdenes públicos agravados y eso es una contrapartida absolutamente inaceptable», adujo la portavoz de Junts en el Congreso, Míriam Nogueras. Junts también ha subrayado que esta reforma persigue en realidad facilitar la extradición del ‘expresident’ Carles Puigdemont, aunque él la esgrima ante la justicia europea.

La contradicción entre los discursos de Junts y la decisión de sus dirigentes se responde, por parte del partido, afirmando que una cosa son las posiciones personales y otra el hecho de que la reforma no resuelve la «represión» al conjunto de procesados por los hechos de octubre de 2017 y además introduce una mayor persecución de derechos y libertades al tipificar los llamados «desórdenes públicos agravados«.

NOTICIAS RELACIONADAS

Por su parte, los expresos de ERC, Oriol Junqueras, Carme Forcadell, Raül Romeva y Dolors Bassa también reclamarán que se revise a la baja su sentencia tras la entrada en vigor de la reforma penal. El ‘president’ Pere Aragonès ha defendido que esta reforma del Código Penal es el fruto de la política de diálogo y negociación de Esquerra con el Gobierno del PSOE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here