Carlos ha sido una figura controvertida a lo largo de los años, desde su infidelidad cuando estaba casado con la princesa Diana y sus supuestas interferencias políticas, hasta las ocasionales meteduras de pata y los escándalos que implican a sus ayudantes.

El hijo mayor de la reina Isabel II nunca gozó de la popularidad de su madre, lo que se suma a los retos que ahora enfrenta como rey.

Aunque la situación ha mejorado en los últimos tiempos, los diarios sensacionalistas británicos lo criticaron durante años por su actitud distante.

Por otra parte, la representación de sus problemas matrimoniales en la exitosa serie de Netflix «The Crown» es poco probable que le haya granjeado simpatías un cuarto de siglo después de su divorcio de Diana.

También se le ha acusado de inmiscuirse en política y en 2021 su ayudante de mayor confianza dimitió por segunda vez en medio de una polémica.

«Creo que todas estas cosas son perjudiciales, desde ‘The Crown’ hasta la realidad», consideró la escritora de la realeza Penny Junor a finales de 2021, tras el estallido de un escándalo relacionado con la presunta entrega de honores a cambio de dinero en medios caritativos del entonces príncipe de Gales.

Ser aceptado como rey «creo que será difícil para él pase lo que pase, pero todas estas revelaciones no ayudan», agregaba.

– «Tres personas» –

La imagen de Carlos sufrió un golpe devastador durante su agria separación de Diana.

En una explosiva entrevista a la BBC en 1995, la entonces princesa de Gales reveló que «había tres personas» en su matrimonio, en referencia a la relación de su marido con Camilla Parker Bowles.

La pareja real había anunciado su separación en 1992, pero como consecuencia de esta polémica entrevista acabaron divorciándose en 1996.

Dando su versión de los hechos –y admitiendo su propia infidelidad–, Diana dejó al descubierto sus luchas dentro de la familia real, criticando a la monarquía y cuestionando la capacidad de Carlos para ser rey.

Esto le granjeó a la «princesa del pueblo» una gran simpatía pública, que se amplió tras su muerte en un accidente de coche en París en 1997.

Carlos fue durante mucho tiempo vilipendiado tanto por la relación extramatrimonial, a la que se culpó de la ruptura, como por la mala gestión inicial de la muerte de Diana.

Sin embargo, poco a poco se fue ganando el apoyo de la opinión pública y la aceptación de que ha encontrado la felicidad junto a Camila, con la que se casó en 2005.

– «Araña negra» –

Carlos causó también polémica cuando pareció presionar a políticos en privado sobre diversos temas públicos, desde la salud hasta el medio ambiente.

En una serie de cartas entre él y varios ministros del gobierno, conocidas como los memorandos de la «araña negra» por su letra garabateada, el heredero preguntaba sobre un amplio abanico de temas.

Hechas públicas en 2015 tras una década de batalla legal emprendida por el diario izquierdista The Guardian, incluían entre otros temas su desagrado por la arquitectura moderna.

La oposición de Carlos a los diseños vanguardias llamó la atención del público por primera vez en 1984, cuando describió los planes de modernización de la National Gallery de Londres como algo parecido a añadir un «monstruoso forúnculo en la cara de un amigo muy elegante y querido».

Las cartas de la «araña negra» provocaron una reacción contra el entonces futuro rey y la preocupación de que se estuviera extralimitando en sus funciones.

Sin embargo, en una entrevista de 2018 con motivo de su 70 cumpleaños, Carlos insistió en que nunca se inmiscuyó directamente en la política y que entendía la diferencia entre ser príncipe y monarca.

– ¿Dinero contra honores? –

Más recientemente, Carlos se vio envuelto en un presunto caso de dinero por honores.

Una serie de informaciones periodísticas afirmaron que sus ayudantes trabajaron para que se concediera un honor real e incluso la ciudadanía británica a un empresario saudí que donó grandes sumas a proyectos de restauración de especial interés para Carlos.

Michael Fawcett, su antiguo ayudante de cámara, que ascendió hasta convertirse en director de su fundación benéfica, dimitió en 2021 tras el inicio de una investigación interna sobre estas acusaciones.

Pero no es la primera denuncia contra Fawcett que, por asociación, salpica a Carlos. En 2003, ya había dimitido tras ser acusado de incumplir las normas del palacio y aceptar cuantiosas gratificaciones.

Aunque después fue absuelto de acusaciones de mala conducta financiera por la venta de regalos reales no deseados, un informe interno encontró culpables de «graves fallos» a varios miembros de la casa de Carlos.

jj/acc/tjc/mar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here