BERLÍN, 29 dic (Reuters) – Los exportadores alemanes
tienen esperanzas modestas para el próximo año, ya que prevén
problemas en los principales clientes de China debido a la
escalada de las infecciones por COVID-19 y al aumento de los
precios, que hace que los compradores estadounidenses se
muestren cautelosos, dijo la Federación Alemana de Comercio
Mayorista y Exterior (BGA, por sus siglas en alemán).

Estados Unidos y China son los principales socios
comerciales de Alemania.

«No habrá un desplome de las exportaciones en 2023, pero
tampoco podemos esperar una subida pronunciada», dijo a Reuters
el presidente de la BGA, Dirk Jandura, en una entrevista
publicada el jueves. «Ya sería un éxito si logramos quedar en
terreno positivo en términos reales».

Después de que Pekín abandonara su estrategia de «cero
COVID» a principios de este mes, el virus se está extendiendo
sin control por todo el país de 1.400 millones de habitantes.
Aunque se espera que la economía china experimente un fuerte
repunte a finales del próximo año, le espera un duro camino en
las próximas semanas y meses, a medida que los trabajadores
enfermen cada vez más.

«También nos preocupa Estados Unidos», afirmó Jandura. «Volvemos a tener un euro más fuerte por las subidas de tipos de
interés del BCE. Eso no va a impulsar las exportaciones».

Añadió que los tipos de interés más altos ya estaban
teniendo repercusiones en Estados Unidos, donde han subido más,
especialmente en el sector de la construcción.

Para controlar la inflación, el Banco Central Europeo y la
Reserva Federal de Estados Unidos han subido los tipos de
interés al ritmo más rápido en décadas y se espera que ambos
sigan haciéndolo el año que viene.

Según Jandura, los exportadores alemanes no han podido
tramitar todos los pedidos en los últimos meses debido a la
escasez de suministros. Esto les ha dejado con unas carteras de
pedidos holgadamente llenas y la disminución prevista de los
cuellos de botella en la oferta debería crear un efecto de
recuperación.

En 2022, las exportaciones alemanas habrán aumentado
probablemente a un ritmo porcentual de dos dígitos, gracias
sobre todo a la subida de los precios, mientras que el volumen
de mercancías habrá crecido «un dígito bajo», según Jandura.

El año pasado, las exportaciones aumentaron un 14% y las
importaciones crecieron un 17%, lo que redujo el superávit
comercial de Alemania por quinto año consecutivo.
(Información de Rene Wagner; escrito por Kirsti Knolle; editado
en español por Flora Gómez)

Reuters

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here