19/12/2022 a las 16:03 CET

El crecimiento del gasto universitario en Galicia fue el más importante de los últimos trece años hasta situarse en 240 millones | Se trata del mayor incremento de recursos de toda España

La pandemia actuó como un revulsivo para el I+D. Se hizo patente su relevancia para vencer el COVID. Y tras la crisis sanitaria llegó el maná de los fondos europeos, que han servido precisamente para propulsar el gasto en investigación. En Galicia se invirtieron el pasado año un total de 697,4 millones de euros, casi 56 millones más que en 2020, y ha sido en las universidades donde más han aumentado los recursos destinados a I+D: casi un 12 por ciento. Se trata del mayor crecimiento registrado en los últimos trece años en la enseñanza superior, un impulso que ha elevado las partidas universitarias destinadas a investigar a cifras récord: 240 millones de euros.

“El incremento de la inversión en I+D en el año 2021 debe considerarse como algo excepcional y está estrechamente vinculado a los fondos europeos Next Generation EU, que empezaron a asignarse precisamente en 2021”, explican desde la Fundación Cotec para la innovación.

En las universidades la anterior crisis económica de 2009 hizo estragos pues obligó a recortes importantes en I+D. Entre 2010 y 2014 el gasto en investigación en el ámbito universitario se desplomó un 13 por ciento. A partir de 2017 empezó a recuperarse progresivamente, pero en los últimos años los crecimientos fueron más bien tímidos. En 2019 la inversión aumentó solo un 1,2 por ciento y en 2020 un 2,3 por ciento.

Pero llegaron los fondos Next Generation, ideados como motor de la reactivación económica tras la pandemia, y las universidades empezaron a recibir más partidas para I+D. En 2021 contaron con 26 millones de euros más, lo que supone una subida de casi el 12 por ciento. De hecho, las instituciones universitarias gallegas fueron las que más incrementaron el gasto en investigación el pasado año en todo el Estado, según las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística (INE) y a falta de cinco comunidades que no aportaron datos.

También se trata de un aumento superior al crecimiento medio de la investigación en Galicia durante el pasado año. Los fondos para I+D se elevaron en la comunidad autónoma, en su conjunto, en un 8,6 por ciento.

Aunque fueron las universidades las que más tiraron del gasto en innovación en 2021, más de la mitad de la inversión procede del sector privado, que aportó el pasado año 353,4 millones de euros –un 8,4 por ciento más que en 2020– también propulsado por la inyección de fondos europeos.

Mientras, la investigación promovida directamente por las administraciones públicas –al margen de las universidades– se incrementó pero solo un 2 por ciento hasta los 100,4 millones de euros.

Personal investigador

El mayor presupuesto para I+D ha permitido también incrementar la contratación de investigadores. En Galicia hay 7.461 profesionales destinados a estas tareas, 542 más que un año antes. De ellos, la mayoría trabajan en universidades: 3.396, de los que 273 se han incorporado en el último año. Al servicio de las administraciones públicas en la comunidad gallega hay otros 932 y más de 3.000 trabajan en el sector privado.

El crecimiento del I+D ha sido generalizado en todo el territorio español, aunque no con la misma intensidad. Así, por ejemplo, en Castilla y León las partidas para investigación se dispararon un 30 por ciento y en Extremadura crecieron un 19 por ciento.

Galicia, con una subida del 8,6 por ciento, se encuentra en la mitad de la tabla, en el noveno puesto entre las comunidades con mayor crecimiento.

NOTICIAS RELACIONADAS

¿Pero es suficiente este incremento del I+D provocado por los fondos Next Generation? El gasto en I+D en relación al PIB en Galicia es del 1,1 por ciento, por debajo todavía de la media nacional del 1,4 por ciento. El objetivo de la Xunta es incrementarlo al 2 por ciento del PIB en 2030, así que aún hay camino por recorrer.

Las instituciones académicas reclaman dar continuidad a estas inversiones en el futuro

Aunque 2021 fue el primer año de los fondos Next Generation, las universidades gallegas advierten que en 2022 recibieron todavía más recursos y advierten que esta financiación se mantendrá incluso el próximo año. Pero, al mismo tiempo, temen que esta aportación extra de recursos para investigación tenga fecha de caducidad y, por eso, reclaman que se dé continuidad a este esfuerzo económico en el futuro.

“Ojalá se mantuvieran estos fondos pero creo que no va a ser así. Ahora mismo va a suponer un impulso importante, pero después va a ser difícil mantenerlo”, explica la vicerrectora de Investigación, Transferencia e Innovación de la Universidade de Vigo, Belén Rubio, que aún así pide a Xunta y Gobierno que en el futuro den continuidad a estos fondos.

Según explica, en 2021 participaron en convocatorias de fondos europeos en las que captaron más de 24 millones, pero advierte que en 2022 esperan subir a 41,5 millones.

En el caso de la Universidade de Santiago (USC) confían en sacar provecho a esta inyección de fondos europeos también en 2023 con las convocatorias Interreg. Recuerdan que los Next Generation abarcan hasta el año 2025/2026. “Lógicamente estos esfuerzos económicos hechos en el presente deberían estar acompañados de una planificación de estabilidad económica a corto y medio plazo. Los esfuerzos que se hagan hoy, por ejemplo, en formación de personal investigador serían en vano si la inversión hoy ejecutada no tiene un recorrido a medio plazo que permita seguir creciendo al sistema de investigación”, apunta la USC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here