La Federación Francesa de Ciclismo (FFC) estuvo sometida el sábado a críticas por haber decidido que los corredores viajasen en clase ‘business’ y las corredoras en clase económica para llegar a los Mundiales de Australia, elección que el organismo asume y defiende.

Numerosos internautas se indignaron en las redes sociales por este trato diferente después de la aparición de un artículo en Ouest-France, que desvelaba que los nueve corredores del equipo de Francia masculino, entre ellos el doble vigente campeón Julian Alaphilippe, efectuaron el desplazamiento hasta las Antípodas en las condiciones más cómodas que las siete corredoras, pero también el resto de la delegación compuesta por los juniors, chicos y chicas, además de todo el staff.

La FFC asume esta elección y la explica por el importante presupuesto del desplazamiento. «Cuesta mucho, mucho dinero. Algunos países como Irlanda han decidido no participar en los campeonatos del mundo. Nosotros preguntamos si llevábamos todas las categorías, especialmente los juniors. Lo hicimos. Pero no tenemos los medios para poner a todo el mundo en ‘business'», declaró por teléfono a la AFP el director técnico nacional Christophe Manin, que renunció al viaje por razones económicas.

Tuvo que elegir y por eso, la FFC dice haberse basado en un criterio principal: la capacidad de pelear por el título y las medallas. «Para los hombres, hace dos años que somos campeones del mundo. Vamos verdaderamente a ganar, mientras que no somos favoritos en categoría femenina», insistió.

Después aseguró: «Si tuviéramos los Campeonatos del Mundo de bicicleta de montaña en Australia y tuviéramos que hacer la misma decisión económica, pondríamos a las dos chicas en clase business y a los hombres en económica», dado que Pauline Ferrand-Prévot y Loana Lecomte tienen mejores resultados que los hombres dentro de la disciplina.

Dos hombres y dos mujeres del equipo francés están ya en Wollongong, en la costa este de Australia, para disputar el domingo la contrarreloj. Aquellos que participan únicamente en la carrera en línea el 25 de septiembre deberían unirse el martes a la concentración.

«Me concentro en lo deportivo y no tengo energía que perder a partir del momento en el que los corredores y corredoras del equipo francés estén orgullosos de vestir los colores de la camiseta», señaló a la AFP el seleccionador Thomas Voeckler, que viajó él mismo en clase económica para llegar a Australia.

jk/ll/tmt/dam/psr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here