El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha asegurado este jueves que tuvo que empezar a gobernar antes de asumir el cargo porque su predecesor, Jair Bolsonaro, «se encerró dentro de su casa» tras la derrota en las elecciones.

«Es la primera vez en la historia de Brasil que un presidente empieza a gobernar antes de asumir (el cargo), es algo inédito. O sea, yo no había tomado posesión y 30 días antes ya estaba gobernando este país, hablando con la patronal, porque el genocida después de perder las elecciones se encerró dentro de su casa», ha aseverado el mandatario brasileño en declaraciones recogidas por ‘Folha de S.Paulo’.

Según Lula da Silva, que ha criticado duramente a su oponente en las elecciones, Bolsonaro es un «genocida» y tiene un «desequilibrio mental», un discurso contrario al que pronunció después de ganar los comicios, cuando predicó la paz con el electorado que votó por el líder ultraderechista.

Asimismo, ha confesado que en realidad no quería que su predecesor le pasara la faja presidencial como dicta el rito democrático en el país. De hecho, Bolsonaro salió del país días antes de acabar su mandato hacia Estados Unidos, evitando participar en los actos de traspaso de poderes.

En tanto, Lula da Silva ha criticado el estado en el que se encontraba el Palacio de la Alvorada a su llegada, ya que Bolsonaro habría deteriorado considerablemente la residencia presidencial.

En concreto, según el actual presidente brasileño, se habrían retirado camas, colchones y sofás, impidiendo que la nueva pareja presidencial se trasladase allí.

«Cuando se fue el 20 de diciembre, Janja (el apodo de Rosangela da Silva, la primera dama de Brasil) y yo fuimos allí a visitar para ver si nos era posible vivir allí. Todo hay que recuperarlo, parece una cosa abandonada (…) Una cosa totalmente deteriorada», ha detallado.

Europa Press

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here