BRASILIA.– El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva se reunió este miércoles con evangélicos para asegurarles que defenderá la libertad de culto y que está en contra del aborto, en un intento por conquistar electores en un segmento donde su rival, Jair Bolsonaro, es amplio favorito, 11 días antes del ballotage.

En el encuentro, realizado en San Pablo, el líder izquierdista difundió una carta en la que se comprometió a mantener el libre funcionamiento de los templos, desmintiendo afirmaciones falsas desde el bando rival de que cerrará iglesias.

“Mi gobierno no adoptará ninguna actitud que perjudique la libertad de culto (…) ni obstaculice el libre funcionamiento de los templos”, dice el texto.

Hacia la segunda vuelta del 30 de octubre, el favorito Lula intenta conseguir electores entre evangélicos, segmento que representa casi un tercio de los 213 millones de brasileños, y apoya mayoritariamente al mandatario ultraderechista.

Lula reafirmó en la misiva su posicionamiento “contra el aborto”, que algunos bolsonaristas ponen en duda y es una preocupación entre los evangélicos, que rechazan esa práctica. De hecho, el presidente en funciones afirmó ayer durante un mitin en el estado de Minas Gerais, que el líder del PT es contrario a los valores “cristianos” de defensa de la familia y está a favor del aborto.

En respuesta, Lula indicó hoy que “el respeto a la familia siempre fue un valor central en mi vida, que se refleja en el profundo amor que dedico a mi esposa, mis hijos y mis nietos, por eso comprendo el valor central que la familia tiene en la fe cristiana”.

“Nuestro proyecto de gobierno tiene un compromiso con la vida plena en todas sus fases (…) Estoy personalmente contra el aborto”, añadió.

Bolsonaro tiene 65% de las intenciones de voto entre evangélicos, contra 31% de Lula, según la última encuesta del Instituto Datafolha del viernes.

Las estimaciones contrastan con el liderazgo de Lula (49%) ante el actual mandatario (44%) sobre el electorado general.

Además, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) encabeza las encuestas con 57% entre católicos, alrededor de la mitad de la población, contra 37% de Bolsonaro, según Datafolha.

El candidato presidencial, Luiz Inacio Lula da Silva, sostiene y besa una estatuilla de Nuestra Señora de Aparecida durante una reunión con monjas, sacerdotes y otros miembros del clero, en San Pablo, Brasil, el 17 de octubre de 2022.
El candidato presidencial, Luiz Inacio Lula da Silva, sostiene y besa una estatuilla de Nuestra Señora de Aparecida durante una reunión con monjas, sacerdotes y otros miembros del clero, en San Pablo, Brasil, el 17 de octubre de 2022.NELSON ALMEIDA – AFP

Lula cargó a la vez contra los discursos electorales en los templos que se multiplicaron durante la campaña: “Si un pastor quiere hacer política, que vaya a la calle, no puede hacer política en la iglesia”.

La Conferencia Nacional de Obispos brasileña emitió días atrás una nota rechazando la “explotación de la fe (…) como una forma de obtener votos”.

El pasado 12 de octubre, cuando los católicos celebraron el día de Nuestra Señora de Aparecida, Bolsonaro asistió a una misa en un santuario en el interior de San Pablo, lo que disgustó a muchos fieles por considerar que el expresidente hacía política dentro del templo.

Según la prensa local, sacerdotes católicos fueron agredidos o increpados por seguidores de Bolsonaro en varias iglesias del país, por supuestamente pedir votos o hablar de temas relacionados con la izquierda.

Agencias AFP y ANSA

LA NACION

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here