CARACAS (AP) — El presidente venezolano Nicolás Maduro, que criticó el jueves a Reino Unido en respuesta al apoyo de este país a la opositora Asamblea Nacional elegida en 2015 como única legítima, habló en su discurso de rendición de cuentas anual de sus intenciones de conformar un bloque de fuerzas políticas con Colombia y Brasil.

Con los recientes cambios políticos de sus vecinos Colombia y Brasil, que eligieron a los presidentes de tendencia izquierdista Gustavo Petro y Luiz Inácio Lula da Silva, Maduro le apostará a la “integración regional”, de la cual dijo haberles hablado.

Maduro se propone “avanzar en la conformación de un poderoso bloque de fuerzas políticas, de poder económico, que le hable al mundo… a la construcción de nuevos polos de poderes”. Su discurso coincide con el de Petro, quien se ha referido al tema en declaraciones públicas promoviendo la unión regional latinoamericana para tratar temas transversales como el cambio climático, el intercambio comercial y un cambio en la estrategia antidrogas.

Con la llegada de Petro y Lula, Caracas restableció las relaciones diplomáticas con sus países vecinos quebradas por años por diferencias políticas. Colombia fue durante el gobierno de Iván Duque (2018-2022) un aliado de Estados Unidos en ejercer presión al gobierno de Maduro.

El mismo día en que el mandatario daba su discurso anual, en el que rinde cuentas sobre el año anterior, Maduro respondió con críticas al pronunciamiento de Reino Unico sobre la Asamblea Nacional de 2015. Criticó la postura del país europeo de solo dar legitimidad a ese ente que está en manos de la oposición.

“Me parece risible, ridículo, de verdad que a esta altura se presten a la farsa”, señaló desde el palacio federal legislativo que es sede de la Asamblea Nacional elegida en 2020 y controlada por el chavismo.

El gobierno británico en su comunicación oficial del jueves indicó que continúa considerando que la Asamblea de 2015 es la “última” electa “democráticamente” en Venezuela, como ya se había pronunciado Estados Unidos previamente. Reino Unido también apoyó la reciente decisión de extender su vigencia un año más y respaldó la decisión de disolver la figura del gobierno interino que lideraba Juan Guaidó, el rostro opositor ante la comunidad internacional.

“Seguiremos trabajando con nuestros socios internacionales para alentar a las partes involucradas a hacer todo lo necesario por la restauración de la democracia en Venezuela”, así como la celebración de elecciones presidenciales “libres y justas en 2024, de acuerdo con los estándares democráticos internacionales”, agregó la comunicación de Reino Unido.

El ahora disuelto gobierno interino llegó a tener el apoyo de más de 50 países desde su creación en 2019, sin embargo, con los años fue perdiendo apoyo. Reino Unido y Estados Unidos continúan respaldando a la oposición representada por la Asamblea de 2015.

El lunes el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, solicitó el arresto, con alerta roja de Interpol, de la nueva junta directiva de la Asamblea opositora conformada por Dinorah Figuera, Marianella Fernández y Auristela Vásquez por los delitos de usurpación de funciones, traición a la patria y legitimación de capitales y asociación ilícita. Ninguna de ellas se encuentra en Venezuela.

Maduro también se refirió a la oposición en su rendición de cuentas y a la negociación que se reanudó en México a finales del año pasado. “Estamos esperando que cumplan con su palabra”, advirtió sobre el acuerdo que suscribieron y que prevé la creación de un fondo social manejado por las Naciones Unidas que busca atender la crisis social y humanitaria que atraviesa el país.

Según el jefe del equipo facilitador de Noruega, Dag Nylander, el fondo social estará financiado por reservas pertenecientes al Estado venezolano congeladas en el exterior. Maduro considera que pueden “rescatar” más de 3.000 millones de dólares para invertir en agua o electricidad.

En su discurso, el mandatario venezolano reclamó al gobierno estadounidense para que levante las sanciones “criminales” que mantiene contra Venezuela. “Ya basta de persecución económica, ya basta de persecución financiera. ¡Libertad!”, insistió.

Las sanciones fueron impuestas por Estados Unidos para presionar a Maduro a dejar el poder, argumentando que fue electo en 2018 en unos comicios fraudulentos.

Según Maduro, Venezuela dejó de percibir por ingresos de petróleo más de 232.000 millones de dólares a causa de las sanciones. El mandatario añadió que en 2019 Venezuela producía 2,8 millones de barriles de petróleo al día. De acuerdo con el último reporte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, Venezuela produjo 693.000 barriles por día en promedio en noviembre de 2022.

Maduro se ha sostenido en el poder pese a las sanciones, la crisis política y una elevada inflación que han causado la emigración de más de siete millones de venezolanos por el mundo. En su discurso, aseguró que Venezuela se encuentra en una “etapa de renacimiento nacional” de su economía y convocó a la unión de sus ciudadanos.

——

Suárez reportó desde Bogotá, Colombia.

AP

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here