El presidente italiano, Sergio Mattarella, ha lamentado la muerte del papa emérito Benedicto XVI, «un luto para Italia», y ha reivindicado la «gentileza» y la «sabiduría» del difunto, que considera influyentes para toda la comunidad internacional.

Benedicto XVI abdicó como Papa en 2013, pero Matarella ha subrayado en un comunicado que, en los años posteriores, «siguió sirviendo a la causa de su Iglesia» con «humildad y serenidad».

«Intelectual y teólogo, interpretó con finura las razones del diálogo, de la paz, de la dignidad de la persona, como intereses supremos de las religiones. Con gratitud, miramos su testimonio y su ejemplo», ha agregado el jefe de Estado de Italia.

Europa Press

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here