Por Scott Murdoch

HONG KONG, 16 sep (Reuters) – Las bolsas asiáticas cayeron
bruscamente el viernes y Europa parecía dispuesta a seguirlos,
en un momento en que los inversores se preparan para una fuerte
subida de las tasas de interés en Estados Unidos la próxima
semana, con un contexto de creciente preocupación por una
recesión mundial tras las advertencias del Banco Mundial y el
Fondo Monetario Internacional.

El índice MSCI más amplio de acciones de Asia-Pacífico, que
no incluye Japón, abrió el viernes en territorio
negativo y seguía mostrando un volumen notable de órdenes de
venta a lo largo de la sesión.

En el momento de elaborar esta crónica caía un 1,1%, después
que las acciones estadounidenses terminaran la sesión anterior
con leves pérdidas.

En la región, las acciones australianas bajaban un
1,34% el viernes y el índice bursátil japonés Nikkei
retrocedía un 1%.

El índice Hang Seng de Hong Kong cedía un 1,1%,
mientras que el índice CSI300 de China descendía un
0,86%.

«Está surgiendo dolor en los mercados de renta variable y
estamos entrando en una fase en la que habrá más ventas porque
las tasas van a seguir siendo más altas durante más tiempo»,
dijo Suresh Tantia, estratega de inversión de Credit Suisse.

«Un dólar estadounidense fuerte no ayuda a los mercados
asiáticos y será un nuevo factor negativo para los mercados de
renta variable de esta región».

El dólar caía un 0,14% frente al yen, a los 142,95, tras
haber bajado un 0,4% al principio de la sesión.

Las amenazas de intervención monetaria por parte de Japón
podrían frenar en parte que el yen se precipite hacia mínimos de
tres décadas antes que acabe el año, según analistas del mercado
y gestores de fondos.

El euro bajaba un 0,1% en el día, a 0,9987 dólares,
habiendo perdido un 0,51% en un mes, en un momento en que el
índice del dólar, que sigue al billete verde frente a una
cesta de monedas de otros grandes socios comerciales, subía a
109,83.

El yuan chino superó el nivel psicológico de 7 por dólar por
primera vez en dos años.

En la mañana europea, los futuros del Euro Stoxx 50
bajaban un 0,76%, a 3.517 puntos, los futuros del DAX alemán
cedían un 0,93%, a 12.849 unidades, y los futuros del
FTSE perdían un 0,61%, a 7.247,5 puntos.

Los futuros de las acciones estadounidenses, el S&P 500
e-minis, descendían un 0,7%, a 3.874,8 unidades.

Las perspectivas económicas mundiales siguen siendo poco
halagüeñas y se espera que algunos países entren en recesión en
2023, Sin embargo, es demasiado pronto para decir si habrá una
recesión mundial generalizada, dijo el FMI el jueves.

En julio, el FMI revisó a la baja el crecimiento mundial al
3,2% en 2022 y al 2,9% en 2023. El mes que viene publicará un
nuevo informe de perspectivas.

En comparación, el Banco Mundial dijo que el mundo podría
estar acercándose a una recesión global en 2023, en un momento
en que los bancos centrales de todo el mundo suben
simultáneamente las tasas de interés para combatir la
persistente inflación.

Las tres mayores economías del mundo —Estados Unidos, China
y la eurozona— han sufrido una fuerte desaceleración e incluso
un «impacto moderado a la economía mundial durante el próximo
año podría llevarla a la recesión», dijo.

En China, los datos del viernes mostraron una sorprendente
resistencia en agosto, con un crecimiento más rápido de lo
esperado en la producción de las fábricas y las ventas al por
menor que apuntalan una frágil recuperación. Sin embargo, la
profundización de la caída inmobiliaria y el enfriamiento de las
exportaciones están pesando en las perspectivas.

Pese a las mejores lecturas, los inversores siguen centrados
en la estrategia china de «cero contagios», que estuvo a punto
de llevar a la economía a la contracción en el segundo
trimestre.

«La actividad económica de China a corto plazo depende de
sus políticas de COVID, de cómo las gestionen. Con un enfoque
más pragmático, el mercado espera que haya más confianza que
inyecte más optimismo en el mercado», dijo Marcella Chow,
estratega de mercados globales de JPMorgan Asset Management.

En la sesión asiática, el rendimiento de los bonos del
Tesoro de referencia a 10 años se situaba en el
3,4533%, frente al 3,459% del jueves al cierre de Estados
Unidos.

El rendimiento a dos años, que aumenta con las
expectativas de los operadores de que suban las tasas de los
fondos de la Reserva Federal, alcanzó el 3,8925%, en comparación
con el cierre estadounidense del 3,873.

Estos rendimientos alcanzaron un nuevo máximo de 15 años
tras los datos dispares de las ventas minoristas y las
solicitudes de subsidio de desempleo en Estados Unidos, que,
según los analistas, reforzaron los argumentos a favor de una
subida agresiva de las tasas de la Reserva Federal.

Según los economistas, los mercados prevén una subida de
tasas de 75 puntos básicos la semana que viene.

El crudo estadounidense subía un 0,31%, a 85,36
dólares el barril. El crudo Brent subía a 91,24 dólares
por barril.

El oro bajaba ligeramente. El oro al contado se
negociaba a 1662,49 dólares la onza.

Para leer las noticias de Reuters sobre mercados y finanzas,
haga clic en: https://www.reuters.com/finance/markets

Para conocer la situación de los mercados bursátiles
asiáticos, haga clic en:

(Edición de Ana Nicolaci da Costa y Kim Coghill; traducido por
Tomás Cobos)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here