En la casa de Omar Pérez la rutina matutina del martes se verá afectada por el debut de la Selección Argentina en el Mundial de Qatar. Su hijo, de 14 años, se irá a dormir la noche anterior a la casa de un compañero para ver el partido entre amigos. Él y su esposa se levantarán a las 6, irán a ver el partido a la casa de un matrimonio amigo y a las 9.30 lo buscarán al adolescente para llevarlo al colegio. Recién entonces cada integrante de la familia retomará sus tareas habituales.

La escena se repetirá en muchos hogares argentinos en donde grandes y chicos esperan ansiosos el primer partido de la Selección, como en el de Ximena Beilin, donde ella y sus dos hijos verán el encuentro juntos antes de iniciar la jornada. “No me agendé ningún compromiso laboral hasta las 11 y, en el colegio de mis hijos, decidieron que todos entren a las 10. El mayor quería hacer un asado para el desayuno. Ese es el nivel de expectativa que manejan. Finalmente, negocié prepararles panqueques”, dijo.

El evento tiene tal relevancia entre los argentinos que muchos comercios, locales gastronómicos y empresas ya anunciaron que modificarán sus horarios. Incluso las calles de la ciudad y hasta el obelisco serán intervenidos con motivo del Mundial.

La confitería Vicente López cerrará sus puertas durante el partido del martes, pero abrirá a las 6 durante una hora
La confitería Vicente López cerrará sus puertas durante el partido del martes, pero abrirá a las 6 durante una hora Rodrigo Nespolo – LA NACION

En la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, muchas panaderías abrirán a las 6 de la mañana para satisfacer un ritual de los partidos tempraneros: la demanda de medialunas. Claro, después, entre las 7 y las 9.30, horario del partido, estarán cerradas y luego reabrirán. Incluso, algunas cervecerías anunciaron que abrirán en horarios no convencionales solo para transmitir el partido en pantalla grande, mientras que muchas pastelerías prepararon sus cajas de desayuno especiales para ese día.

La semana pasada, Romina Osorio, dueña de la panadería La Aldea, en Belgrano, avisó a sus clientes que el martes el local se encontrará cerrado durante el horario del partido, por lo que recomendó encargar sus pedidos con anticipación y retirarlos entre las 6 y las 7 de la mañana (y así evitar las largas filas que se armaban el mundial pasado sobre la calle Olazábal). “Normalmente abrimos a las 8.30, pero para que todos podamos ver el partido vamos a abrir de 6 a 7, cerrar durante el encuentro y reabrir al finalizar el mismo. Por eso la idea es que reserven y retiren antes”, dijo.

El cartel en la puerta de la Vicente López; la mayoría de las panaderías abrirán a las 6
El cartel en la puerta de la Vicente López; la mayoría de las panaderías abrirán a las 6 Rodrigo Nespolo – LA NACION

En la tradicional confitería “La Vicente López”, ubicada sobre la avenida Maipú, harán lo mismo: abrirán de 6 a 7 y estarán cerrados durante el horario del partido, reabriendo tras su finalización, como puede leerse en un cartel pegado en la vidriera. Lo mismo hará la panadería Delizias, de La Horqueta, que ya anuncia en un pizarrón que pasado mañana abrirá a las 6.

Por su parte, Nucha, una pastelería con varias sucursales en la ciudad de Buenos Aires, estuvo vendiendo cajas de desayuno mundialista, que incluye, entre otras cosas, alfajores y galletitas con decoración alusiva, que se entregan el mismo día del partido, y evitan salir a buscar un desayuno a primera hora de la mañana. Lo mismo ofrecen otras pastelerías porteñas como Sweet Lolu o La Kitchen.

Un caso totalmente atípico es el de la cervecería Growlers, que modificará su horario habitual en su sucursal del microcentro ubicada en Juan Domingo Perón 489. Franco Cuenca, dueño del local, dijo que el martes abrirán a las 7 con el objetivo de transmitir por pantalla gigante el partido del seleccionado nacional. “Esperamos mucha gente, por lo que conviene reservar mesa”, dijo. Algunos serán madrugadores, pero muchos otros habrán seguido de largo, dado el feriado de mañana.

Desde el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires dijeron que no habrá ninguna afectación puntual por el Mundial y que los 64 partidos totales de la competencia se podrán ver en la pantalla gigante de la Plaza Seeber, en la avenida Del Libertador y la avenida Sarmiento. El espacio se inauguró hoy con la fiesta de apertura y el partido de Qatar y Ecuador. Y seguirá abierto hasta el domingo 18 de diciembre, día de la final. Además, todos los días desde las 18 está programado un ciclo de entrevistas con exjugadores de la selección nacional de fútbol.

La pantalla gigante que inauguró la Ciudad en Avenida Del Libertador y avenida Sarmiento
La pantalla gigante que inauguró la Ciudad en Avenida Del Libertador y avenida SarmientoAlejandro Guyot

El Obelisco, en tanto, tendrá un video mapping —una proyección de un contenido audiovisual— especialmente diseñado que se proyectará desde la noche anterior a cada partido de la Argentina, mientras que los monumentos más emblemáticos, como el Planetario, Usina del Arte, Palacio Lezama, Torre Monumental, Monumento de Plaza Congreso, Puente de la Mujer y Monumento a los Españoles, se vestirán con los colores argentinos. Además, en toda la Ciudad, distintos artistas realizarán murales de arte urbano relacionados con el Mundial, incluidos el cartel BA Verde que está a los pies del Obelisco, estaciones de Ecobici y sendas peatonales.

El partido de la Argentina coincide con el horario de ingreso matutino a clases. ¿Qué harán las escuelas? Si bien cada institución tiene la potestad de tomar las definiciones que mejor se adapten a su realidad, en líneas generales los colegios estarán abiertos y los alumnos podrán ver el partido junto a sus compañeros y docentes, y en muchos les darán la opción de ingresar a clases al finalizar el partido sin que se les compute inasistencia.

De hecho, el ministro de Educación de la Nación, Jaime Perczyk, alentó a que, “dada la extraordinaria magnitud que toma el Mundial en la Argentina”, los alumnos miren los partidos de la selección en las escuelas y que los establecimientos educativos le den contenido pedagógico al campeonato, aunque delegó las definiciones específicas a cada jurisdicción.

En el cruce de Corrientes y 9 de Julio pintaron las sendas peatonales de celeste y blanco
En el cruce de Corrientes y 9 de Julio pintaron las sendas peatonales de celeste y blancoPrensa GCBA

Otra de las preguntas recurrentes entre los argentinos en la previa al debut mundialista es qué pasará con su trabajo El horario del partido, a las 7, es un problema para muchos de los que inician su jornada en algún momento de los 90 minutos que durará el encuentro. Sin embargo, en algunos casos autorizaron, al igual de lo ocurrido en las escuelas, el ingreso tardío.

Sofía, que trabaja en una institución educativa, estaba preocupada porque el partido se juega dentro de su horario laboral. “Había organizado todo para ver el primer tiempo en casa y salir corriendo para ver el segundo en el laburo, pero hace unos días nos sorprendieron con un notición: el martes arrancamos a trabajar 9.30. Estoy feliz”, dijo.

Los carteles electrónicos en la ciudad ya hacen alusión al Mundial
Los carteles electrónicos en la ciudad ya hacen alusión al MundialPrensa GCBA

En cambio, en la planta automotriz donde trabaja Martín Aguilar no les permiten ingresar más tarde. “Me encantaría verlo en mi casa, pero tengo que ir sí o sí. La fábrica va a frenar la línea de producción a las 6.45, vamos a ver todos juntos el partido en una pantalla grande en el comedor y cuando termine, a seguir laburando”, dijo.

También están los casos en los que la pasión y el ingenio le ganan a cualquier traba. Laura, que trabaja en el ámbito judicial, dijo que en su lugar de trabajo no podrán ingresar más tarde, pero llevarán una tele y entrarán antes para poder ver el partido sin interrupciones. “Nuestro horario de ingreso es 7.30, así que, para poder ver el partido tranquilos, vamos a entrar todos más temprano”, contó.

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here