POSADAS.— Ayer, a los 88 años, murió el reconocido periodista César Sánchez Bonifato, quien fue por décadas corresponsal de LA NACION en Misiones y uno de los periodistas más destacados de la región durante casi 50 años.

Julio César Leonardo Francisco Sánchez Bonifato había nacido en Posadas un 10 de diciembre de 1933, cuando la capital del por entonces territorio nacional de Misiones era apenas un villorrio cuyos límites no llegaban mucho más allá de lo que hoy se conoce como las Cuatro Avenidas.

Exactamente 20 años después de su nacimiento, un 10 de diciembre pero de 1953, Misiones se convertía en provincia para iniciar un proceso de transformación que tendría a Sánchez Bonifato como uno de sus cronistas destacados.

Hijo único de Julio César Sánchez Ratti, un hombre de la cultura que también fue corresponsal de LA NACION, y de Carolina Bonifato, una maestra, Sánchez Bonifato se fue a estudiar abogacía a la Universidad Nacional de La Plata.

Tenía un extraordinario don para tocar el piano, que le valió el apodo de “Fu-Manchú” en honor al famoso ilusionista británico. El apodo mutó en el más corto “Fuma”, nombre con el que luego lo conocerían todos.

Sánchez Bonifato, que tocaba jazz en una confitería en La Plata para costearse sus estudios, no tardó en darse cuenta que su verdadera pasión era el periodismo. Su primer trabajo fue en La Gaceta de La Plata.

A finales de los 60 retornó a Posadas, donde tuvo un hijo y una hija de un primer matrimonio. Más tarde tendría otra hija de un segundo matrimonio.

Fue un periodista apasionado por la historia y escribió un libro sobre la guerra del Chaco, en el cual entrevistó al exdictador paraguayo Alfredo Stroessner.

En 1983, en el retorno de la Democracia acompañó al Gobierno del radical Ricardo “Cacho” Barrios Arrechea como jefe de prensa. También dirigió el Canal 12.

Más tarde volvió al periodismo para dedicarse plenamente a temas como el proceso de transformación que conllevó para Misiones, y la región, la construcción de la represa de Yacyretá, 70 kilómetros río abajo de Posadas.

Fue uno de los principales periodistas del diario El Territorio en los años 80 y 90, además de ocupar el rol de director durante algún tiempo.

Fue un periodista especializado en energía hidroeléctrica y visitó represas en China, Brasil (Itaipú) y otros lugares del mundo para escribir con precisión sobre esa obra que transformó la vida de los posadeños y generó adhesiones como también fuertes rechazos, sobre todo en la etapa inicial.

Fuma fue un periodista incansable y, a pesar de que hace unos 23 años llegó a la edad de la jubilación, nunca dejó de escribir o compartir sus reflexiones. Durante un tiempo más en El Territorio y más tarde en Canal 4 de Posadas, uno de los últimos medios de comunicación donde se desempeñó.

Tras su fallecimiento ayer en el sanatorio Boratti de la ciudad de Posadas, sus restos fueron velados en Casa Cúneo para su posterior cremación.

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here