Por Héctor González

En mayo de 2020 La Barranca tenía programado un concierto en el Teatro Metropolitan de la Ciudad de México. La idea era celebrar 25 años de carrera, pero se atravesó la pandemia y todo cambió. Dos años después, el grupo encabezado por José Manuel Aguilera retomó aquella vieja presentación y la reprogramó para el 3 de septiembre en la misma sede.

En la que se anticipa será una noche de invitados especiales, rock y buena música, Aguilera reconoce hambre del escenario. “Estoy emocionado, creo que consecuencia de la pandemia reaprendí a valorar la conversación con la gente. No sé si el público cambio o cambié yo, pero al volver he notado un cariño muy especial de la gente hacia la banda”.

Formada en 1995 por Federico Fong y José Manuel Aguilera, La Barranca nació como un grupo dispuesto a tomar riesgos y llevar al rock mexicano a niveles poco vistos. Desde entonces y hasta la fecha han publicado más de diez discos, el más reciente Entre la niebla (2020), y ha visto desfilar a integrantes como Alonso Arreola, Alfonso André y Alejandro Otaola, entre otros. “A lo largo de los años hemos dejado muchas cosas en el camino, pero sobre todo creo que dejamos un repertorio de canciones muy basto”.

Una retrospectiva

Como sucede con los buenos grupos, los alcances de la banda se miden en el escenario. Es 27 años hay conciertos buenos, malos y peores. “Nuestros primeros festivales en Monterrey eran un desastre. No teníamos las condiciones técnicas adecuadas”, recuerda Aguilera. A su favor, subraya su última presentación en Guadalajara. “Lo dimos antes de la pandemia y podría decir que fue casi perfecto”.

Tras su paso por Sangre Asteka y Caifanes, el músico ha encontrado en La Barranca su proyecto más duradero. Afirma que si hay una constante en su trabajo es la de no estancarse. “A menos que te metas a un frasco de formol y quieras hacer lo mismo treinta años, la relación con la música cambia. Quisiera creer que ahora tengo una perspectiva mejor y que he aprendido cómo producir y grabar las canciones. Para mí hacer música es una cuestión artística pero también de oficio”.

Ajeno a todo ejercicio de nostalgia, Aguilera advierte que no vuelve a sus discos anteriores como no sea para un concierto tan importante como el del Metropolitan. “Durante el proceso de grabación uno escucha tantas veces el disco que una vez terminado lo que menos quieres es oírlo de nuevo. No obstante, hay ocasiones como ahora en que buscamos hacer una retrospectiva lo cual implicó escuchar algo del material viejo para encontrar nuestros temas más representativos y ubicar cuales pueden sonar lo que hoy es el grupo. No me interesa hacer un acto de vil nostalgia, sino mostrar que la banda está viva y que seguimos haciendo cosas en el presente y en el futuro. Para mí la naturaleza de un músico creativo es hacer canciones nuevas y diferentes”.

[embedded content]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here