El partido del ex primer ministro paquistaní Imran Jan, el Movimiento por la Justicia de Pakistán (PTI), está ultimando la disolución, en las próximas horas, de los parlamentos estatales de Punyab y Jíber Pajtunjua, bajo su control, en un nuevo asalto político al poder a través de nuevas elecciones anticipadas.

Cabe recordar que las elecciones federales y provinciales se realizan habitualmente de forma simultánea en Pakistán, por lo que un adelanto en las elecciones regionales podría acabar afectando al ciclo electoral en su conjunto. Jan tiene mayoría en estas dos de las cuatro provincias que conforman Pakistán.

De momento, el gobernador de Punyab, Balighur Rehman, ha firmado la orden de disolución de la Asamblea Estatal a petición del ministro jefe del estado y alto responsable del PTI, Pervaiz Elahi, según informan fuentes de Ary News. El estado de Jíber Pajtunjua podría seguir el mismo derrotero en las próximas horas, según ha hecho saber el ministro jefe estatal, también del PTI, Mahmud Jan, en un comunicado recogido por Geo TV.

El ex ministro de Información y alto cargo del PTI Fawad Chaudhry ha avisado por Twitter de que si el gobernador de Jíber no proclama la disolución de la asamblea ésta se disolverá automáticamente alrededor de las 22.00 horas. «La demora no es de interés para Pakistán», ha avisado.

Estas disoluciones son, en cierto modo, un cumplimiento de la promesa formulada a finales del año pasado por el ex primer ministro de retirarse de las instituciones del Estado paquistaní en represalia por, según entiende, la campaña de persecución a la que fue sometido durante su mandato por la oposición, liderada por el partido Liga Musulmana – Nawaz (LMP-N), creado por su némesis política y ex primer ministro Nawaz Sharif.

Jan acabó abandonando el cargo tras perder una moción de censura y, desde entonces, se ha erigido en azote del nuevo Gobierno del primer ministro de la LMP-N, Shebhaz Sharif.

En las últimas horas, el ex primer ministro ha denunciado un ataque ocurrido esta pasada noche en el que perdieron la vida un alto cargo de la Policía y dos guardias en Peshawar, la capital de Jíber Pajtunjua. El Superintendente Adjunto de Policía Sardar Hussain y sus dos guardias policiales perdieron la vida en un intercambio de disparos con terroristas en el área de Badhabir, en un ataque atribuido a los talibán paquistaníes.

Para Jan, el ataque se trató de una muestra más de la necesidad de cimentar su control del estado. «¡El Gobierno y la policía de Jíber Pajtunjua están luchando contra el terrorismo en primera línea, por lo que deben ser el eje y el centro de toda política antiterrorista!», ha asegurado en Twitter.

Europa Press

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here