Por Matthias Williams y Kate Abnett

Londres/bruselas, 4 ene (reuters) – las altas
temperaturas invernales han batido récords en algunas partes de
europa durante el nuevo año, lo que ha llevado a los activistas
a reclamar medidas más rápidas contra el cambio climático y ha
ofrecido un respiro a corto plazo a los gobiernos que luchan
contra los altos precios del gas.

En los últimos días se han batido récords de temperatura en
cientos de lugares, desde Suiza a Polonia, pasando por Hungría,
que registró su Nochebuena más cálida en Budapest y vio subir
las temperaturas hasta los 18,9 grados centígrados el 1 de
enero.

En Francia, donde la noche del 30 al 31 de diciembre fue la
más cálida desde que se tienen registros, las temperaturas
subieron hasta casi 25ºC en el suroeste el día de Año Nuevo,
mientras que las estaciones de esquí europeas, normalmente
bulliciosas, estaban desiertas por falta de nieve.

La televisión checa informó que algunos árboles estaban
empezando a florecer en jardines privados, mientras que la
oficina suiza de Meteorología y Climatología emitió una
advertencia sobre el polen para las personas alérgicas a las
plantas de avellano en floración temprana.

La temperatura alcanzó los 25,1ºC en el aeropuerto de
Bilbao, en el País Vasco español. La gente disfrutaba del sol
sentada frente al Museo Guggenheim de Bilbao o paseando por el
río Nervión.

«Aquí siempre llueve mucho, hace mucho frío, estamos en
enero y parece verano», dijo Eusebio Folgeira, bilbaíno de 81
años.

La turista francesa Joana Host dijo: «Hace buen tiempo para
montar en bicicleta, pero sabemos que es como si el planeta
estuviera ardiendo. Así que lo estamos disfrutando pero al mismo
tiempo tenemos miedo».

Los científicos aún no han analizado los efectos concretos
del cambio climático en las altas temperaturas recientes, pero
la ola de calor de enero se inscribe en la tendencia a largo
plazo de aumento de las temperaturas debido al cambio climático
provocado por el hombre.

Sigue a otro año de fenómenos meteorológicos extremos que,
según los científicos, están directamente relacionados con el
calentamiento global, como las mortales olas de calor en Europa
e India y las inundaciones en Pakistán.

«Las temperaturas cálidas récord sin precedentes en Europa
durante el Año Nuevo son más probables debido al cambio
climático de origen humano, del mismo modo que el cambio
climático está aumentando las probabilidades de que se produzcan
olas de calor con temperaturas más altas», declaró Friederike
Otto, climatóloga del Imperial College de Londres.

Los picos de temperatura también pueden hacer que las
plantas empiecen a crecer antes, lo que las hace más vulnerables
a las heladas.

Las temperaturas inusualmente cálidas han supuesto un alivio
a corto plazo para los gobiernos europeos, que han luchado por
garantizar el escaso suministro de gas y contener la escalada de
precios después de que Rusia redujo drásticamente las entregas
de este combustible a Europa.

El precio de referencia del gas a mes inmediato
cotizaba el miércoles por la mañana a 70,25 euros por megavatio
hora, su nivel más bajo desde febrero de 2022, antes de la
invasión rusa de Ucrania.

(Reporte de Kate Abnett, Richard Lough, Alan Charlish,
Krisztina Than, Luiza Ilie, Susanna Twidale, Riham Alkousaa,
Jason Hovet, Emma Pinedo, Kirsten Donovan, Federico Maccioni;
Escrito por Matthias Williams; Editado en Español por Ricardo
Figueroa)

Reuters

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here