La presidenta de Pro, Patricia Bullrich aseguró que la decisión del presidente Alberto Fernández de pagarle con bonos a la ciudad tras el fallo de la Corte Suprema por el dinero de la coparticipación es “un paso muy fuerte atrás de lo que fue su intento chavista”.

Acá han reculado, así que vamos a esperar”, señaló Bullrich en declaraciones a Radio Mitre. La presidenta de Pro adjudicó la marcha atrás del Presidente a la fuerte reacción de la oposición, que durante el fin de semana advirtió que denunciaría a Fernández por sedición y que le iniciaría un juicio político por no acatar el fallo de la Corte.

Pese a la disconformidad del gobierno nacional y de los gobernadores con el fallo de la Corte, Fernández confirmó que le pagará a la administración porteña lo que le indicó la Justicia a través de bonosAdemás, precisó que presentará un recurso “in extremis” contra la decisión judicial, que recusará a los magistrados del máximo tribunal y que enviará al Congreso un proyecto de ley que prevea los recursos que hagan posible cumplir la manda, a tratarse en sesiones extraordinarias.

En una catarata de tuits, el Presidente hizo un repaso desde el momento en que se conoció el fallo hasta este lunes y pese a que ratificó su postura contra la medida, notificó que enviará el dinero a la Capital. Dijo sobre eso que instruyó a la Jefatura de Gabinete para que reasigne recursos de bonos TX31 y los transfiera a una cuenta del Banco Nación a nombre del gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

“Estoy convencido de que la resolución carece de los fundamentos exigidos a toda decisión judicial y por lo tanto está viciada, afecta legítimos derechos de las provincias argentinas y quiebra la igualdad sobre la cual se asienta el federalismo en nuestra Constitución Nacional”, comenzó Fernández al respecto de una medida que se conoció antes del fin de semana de Navidad.

Comentó después que las políticas públicas del Poder Ejecutivo se aplican en todo el territorio nacional y consideró por eso que si se afectan los recursos de la Nación “se verá obviamente resentida” la gestión del Estado nacional en las provincias argentinas, que serán -según su parecer- “perjudicadas” por el fallo.

“El actual estado de las cuentas públicas y el respeto que se debe al sistema legal argentino hacen que la resolución dictada por la Corte actuando como instancia única sea hoy una cuestión de imposible cumplimiento”, sostuvo primero el Presidente sobre cómo pagarle a la Ciudad.

Sin embargo aseveró, sin dejar de criticar la sentencia de la Corte: “Ante una decisión cautelar que viola la división de poderes y carece de fundamentación suficiente, como presidente de la Nación he dispuesto el único remedio posible y razonable en estas circunstancias, hasta que se resuelva la cuestión de fondo o el Congreso dicte una ley”.

Así, desglosó como punto inicial que instruyó al procurador del Tesoro, Carlos Zannini, para presentar un recurso de revocatoria “in extremis” contra la decisión judicial, a fin de que se revise la medida cautelar. Además, indicó que ordenó recusar a los jueces del máximo tribunal y dio sus motivos: “Habiendo fijado posición sobre la cuestión de fondo al dictar la medida cautelar, han prejuzgado contra el Estado nacional, perjudicando sus cuentas y afectando los recursos de las 23 provincias argentinas”.

Luego, ahondó sobre la cuestión del pago“Las decisiones judiciales son obligatorias aun cuando las estime disvaliosas e injustas”, aseveró el Presidente, que recibió cuestionamientos sobre todo de la oposición cuando trascendió que podría no acatar el fallo del máximo tribunal, con pedidos de juicio político en marcha.

LA NACION

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here