El ataque sufrido por una policía en el barrio porteño de Recoleta volvió a poner en discusión la posibilidad de que los agentes porten pistolas de descarga eléctricas Taser, con el objetivo de tener un elemento de control de situaciones complejas que no demanden el uso del arma reglamentaria 9 mm. La uniformada golpeada había intentado con otra colega contener a un hombre que, en evidente estado de alteración mental, amenazaba a peatones y automovilistas en el cruce de la avenida Santa Fe y Uruguay. La reacción del sospechoso fue derribar y golpear varias veces a una oficial de 27 años.

Las autoridades porteñas consideraron que esa agresión podría haberse evitado si las policías hubiesen portado pistolas de descarga eléctrica, que provocan una parálisis momentánea de quien recibe el disparo de esas armas. Así lo hizo saber el ministro de Gobierno porteño, Jorge Macri: “El otro día en Recoleta un hombre pateó en el piso a una oficial de la Policía de la Ciudad. El video es estremecedor. Pero la conclusión es que si la oficial hubiera tenido una Taser, su vida no habría corrido peligro. Quien frena el ingreso de las Taser es el Gobierno Nacional”.

Ataque a una mujer policía en Recoleta

Ataque a una mujer policía en Recoleta

En su cuenta de la red Twitter, Jorge Macri agregó: “En octubre presentamos un ‘Amparo por Mora’ para destrabar la importación de las pistolas Taser. Somos una gestión comprometida con la incorporación de tecnología en materia de seguridad y seguiremos esperando una resolución favorable para cuidar a los policías y a los vecinos”.

El 23 de diciembre de 2020, el Ministerio de Seguridad porteño inició el trámite de la licitación para la compra de las pistolas Taser ante la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC). El 10 de mayo de 2021, la ANMaC aprobó la adquisición de las 60 pistolas Taser. Dos meses después, Gobierno echó Ramiro Urristi, el director del organismo que había autorizado la compra de dichas armas.

El ministro de Gobierno porteño, Jorge Macri, reclamó la habilitación de la compra de pistolas Taser
El ministro de Gobierno porteño, Jorge Macri, reclamó la habilitación de la compra de pistolas Taser

En la actualidad, la Justicia debe resolver el amparo presentado por el gobierno porteño para que se revoque la resolución de la ANMaC que prohibió la importación de esas armas.

El caso

Una oficial de la Policía de la Ciudad fue atacada ayer por un hombre en el barrio porteño de Recoleta cuando ella le advirtió que depusiera su actitud agresiva contra automovilistas y peatones que transitaban por los alrededores del cruce de la avenida Santa Fe y Uruguay. El agresor, fuera de sí, primero agredió verbalmente a la uniformada, luego la tiró al piso y le asestó al menos dos patadas. El violento continuaba hoy detenido por atentado y resistencia a la autoridad.

La policía de la Comisaría Vecinal 2 B hacía su habitual recorrido de seguridad por esas calles, junto a una colega, cuando detectó que sobre Uruguay había un hombre que gritaba e insultaba, principalmente, a automovilistas que transitaban por esa arteria.

Ante ello, la oficial de 27 años se acercó al lugar para instar al hombre a que depusiera su actitud, pero, lejos de acatar la orden, el agresor continuó con su violento proceder. Fue entones que las policías ingresaron a un local de venta de indumentaria de la esquina de Uruguay y Santa Fe para solicitar ayuda. El atacante entró al comercio, insultó a una de las uniformadas y la zamarreó hasta tirarla hacia el piso. Una vez en el suelo, la pateó en varias partes de su cuerpo.

Minutos después, arribó personal policial en apoyo y detuvo al agresor, de 40 años, e identificado como Emiliano Naiman, quien hoy permanecía aprehendido, informaron las fuentes policiales consultadas por LA NACION. La oficial fue atendida por una médica del SAME, quien le realizó un control clínico sin necesidad de traslado a un hospital.

La Unidad de Flagrancia Área Este del Ministerio Público Fiscal, a cargo del Dr. Caputto, dispuso la detención del imputado por atentado y resistencia a la autoridad. Según pudo saber este diario, el agresor no tiene antecedentes policiales.

Ayer por la noche, por disposición de la Justicia, el atacante fue trasladado al hospital Borda para confeccionar un informe interdisciplinario respecto de su salud y se resolvió que el hombre “no es peligroso para sí ni para terceros”.

LA NACION

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here