01/11/2022 a las 09:26 CET

El corto documental ‘Women in the studio’, protagonizado por la productora catalana Awwz, busca visibilizar la incomodidad que crea en las artistas el hecho de que los estudios de música sean espacios eminentemente masculinos

Los estudios de música son seguramente el espacio más masculinizado de una industria ya de por sí plagada de hombres. La productora y dj catalana Awwz publicó el pasado julio un álbum, ‘Ladah temple’, hecho solamente con mujeres porque tan solo trabajando con ellas dejaba de sentir un «peso encima» que siente a menudo cuando hace música con chicos. Porque no solo los espacio son masculinos, también las dinámicas. «Ya que en el estudio no estaba lo suficentemente cómoda o no podía trabajar con toda la naturalidad que quería, decidí empezar a decir que no a los hombres que me contactaban para currar y me centré en solo mujeres», cuenta Awwz, nombre artístico de Gemma.

De esa sensación que define como «peso encima»- «no deja de ser otra rama más del patriarcado de donde venimos», apunta- surgió un cortometraje documental titulado ‘Women in the studio’, que se proyectó el sábado en el cine Aribau dentro de la programación del Festival In-edit. De esa sensación y de un dato de un balance sobre música y género de la USC Annenberg que apunta que hay menos de un 3% de mujeres productoras. «Está creciendo pero muy poco a poco, no hay referentes femeninas en la producción, y es muy importante que creemos referentes para ellas», sentencia Awwz, que durante su carrera ha impulsado proyectos destinados a fomentar la producción entre mujeres. «En mi caso -continua la catalana-, yo no pensaba en el hecho de que era mujer hasta que salí en prensa y siempre destacaban que «chica», «mujer»… Entonces entendí que había muy pocas y que, sobre todo, no había referentes».

El álbum y el documental, dirigido por Marina Espinach y comandado por la productora catalana pero también con la presencia de otras ocho artistas (LaBlackie, RRUCCULLA, Simona, Ange, Demmy Sober, Tina Pámpano, Kristy V. y Ayy Den), tiene la voluntad de hacer de altavoz a pensamientos y situaciones que todas ellas han vivido mientras hacían música (no precisamente el mencionado ‘Ladah temple’). «No hay conciencia sobre eso y lo queríamos visibilizar», comenta Awwz. Simona, cantante argentina afincada en Barcelona, cuenta, por ejemplo, como una vez la incomodidad de verse rodeada de hombres en un estudio afectó a sus voces ya que se sentía cohibida. «Hay una magia al producir un tema en un espacio en el que estás cómoda, sale de otra manera», apunta Ange en el documental. Y da la casualidad (o no) que muchas primeras veces son en compañía de hombres, lo que tiende a dificultar los comienzos.

NOTICIAS RELACIONADAS

Ejemplos cotidianos en sus carreras que llegan a mermar su capacidad artística y su proyección.»Hay veces que estás en un estudio rodeada de chicos y cuesta que tu voz tenga peso…. O es como que se asume que no sabes del todo lo que estás haciendo», expone Awwz. O directamente: «He tenido que decir que no a ir a algun estudio porque en realidad lo que querían era tener algo sexual y no trabajar». Estas actitudes en la industria se trasladan a todos los rincones, cuenta Awwz, a quien, por ejemplo, le han trasladado la pregunta «¿vienes sola?» a la hora de preparar un directo. «Lo dicen como pensando en que falta que me acompañe un hombre técnico», zanja. Casualidad o no ‘Ladha temple’, el álbum que ha servido como pretexto para este documental, es, según explica Awwz en el corto, su trabajo «más cómodo, más sincero, con diferentes producciones mías sin perder mi sonido que he hecho nunca».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here