LIMA, 5 sep (Reuters) – El presidente peruano, Pedro
Castillo, acudió el lunes a la fiscalía por segunda vez en el
último mes y volvió a rechazar las acusaciones de presunta
corrupción, mientras crece la crispación política en el país y
enfrentamientos con el Congreso dominado por la oposición.

Castillo, que había sido citado por la Fiscal de la Nación,
Patricia Benavides, asistió al Ministerio Público que lo
investiga por supuesta obstrucción a la justicia, por ser parte
de una presunta trama de corrupción en la concesión de obras
públicas y compras irregulares en la estatal Petroperú.

«No solamente hemos negado tajantemente y rechazado las
imputaciones, sino que pedimos que se hagan todas las
investigaciones y una vez se acopien iremos a seguir colaborando
con la justicia», dijo Castillo en una declaración a periodistas
sin responder preguntas en el patio de Palacio de Gobierno.

El mandatario, que enfrenta hasta seis investigaciones,
estuvo en la fiscalía dos horas y media y a su regreso a la casa
presidencial se acercó a decenas de simpatizantes, a quienes
prometió darle una audiencia para atender sus necesidades.

«Estamos el día de hoy más serenos y fuertes que nunca»,
dijo Castillo megáfono en mano. «No vamos a bajar la guardia, el
Perú necesita que sus autoridades estemos al frente resolviendo
los grandes problemas que tiene este país», afirmó.

Castillo, que tras su elección asustó a los inversionistas
antes de moderar su postura de izquierda, ha buscado en las
últimas semanas el apoyo de organizaciones sociales, sindicatos
y de autoridades regionales para encarar las acusaciones que
involucran a su propia familia, de las que afirma son producto
de una conspiración de sus opositores y de grupos de poder.

La asistencia de Castillo a la fiscalía se produce un día
después de que el primer ministro, Aníbal Torres, pidiera a la
fiscalía investigar a la presidenta del Congreso, que según un
audio difundido por un medio local presuntamente concertaba la
aprobación de leyes que favorecían al líder de su partido
opositor, que está postulando a una gobernación en octubre.

Torres ha solicitado la renuncia de la jefa del Congreso.

Castillo y Torres han criticado antes el desempeño de la
fiscalía, a la que acusa de que con sus investigaciones le hacen
juego a la oposición en el Congreso que está preparando una
moción para un nuevo juicio político contra el mandatario, que
sería el tercer intento para destituirlo en menos de un año.

La fiscalía anunció el lunes a traves del Twitter la
inclusión de Torres, en su condición de exministro de Justicia
hace unos meses, en la investigación preliminar «por el delito
de organización criminal» que enfrenta el presidente Castillo.
(Reporte de Marco Aquino, Editado por Manuel Farías)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here