Un nuevo fenómeno meteorológico impactó sobre territorio estadounidense. Desde el miércoles, el Océano Pacífico está bajo una bomba ciclónica que ha afectado varias regiones de California, donde hasta ahora se registran dos muertos y alrededor de 185 mil afectados por un corte del servicio eléctrico.

Además generó cierres en los caminos, la cancelación de cientos de vuelos y motivó una declaración de emergencia para hacer uso de la Guardia Nacional en el rescate de las zonas siniestradas por las inundaciones, fuertes vientos, deslizamientos de tierra y nevadas en las zonas altas.

A este fenómeno se le conoce como “bomba ciclónica” o “ciclón bomba”, porque se trata de una tormenta que se intensifica en un corto tiempo y ocurre en las latitudes medias de la atmósfera, según información de la la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA).

Ian provocó daños catastróficos en el oeste de Cuba y el sureste de Estados Unidos.
Ian provocó daños catastróficos en el oeste de Cuba y el sureste de Estados Unidos.Foto AP /Rebeca Blackwell)

Los ciudadanos estadounidenses sufrieron por los huracanes el año pasado, que causaron devastación especialmente en las zonas costeras, pero la temporada terminó en noviembre, de ahí que exista la duda sobre cómo se diferencian los huracanes de los ciclones y de los ciclones bomba.

De acuerdo con National Geographic, un huracán es “uno de los tres nombres para tormentas tropicales gigantes en espiral con vientos de al menos 119 kilómetros (74 millas) por hora”. Es decir, se trata del mismo fenómeno, pero la diferencia con los ciclones y los tifones está en la región en la que se originan.

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) señala que este fenómeno surge en el Atlántico Norte, el Pacífico Norte central y el Pacífico Norte oriental. Para medir su fuerza se utiliza la escala de vientos Saffir-Simpson con una categorización de 1 a 5, donde a partir de tres se consideran de importante riesgo.

La temporada de huracanes comienza el 1° de junio y finaliza el 30 de noviembre. El dato de la dependencia estadounidense dice que el 97% de la actividad de los ciclones tropicales ocurre durante este período, pero eso no hace imposible que sucedan fuera de este periodo.

Estas tormentas con formación en espiral son llamadas ciclones porque se forman en el Pacífico Sur y el Océano Índico. La temporada de mayor incidencia de ciclones abarca desde noviembre hasta abril. Finalmente, los tifones se generan en el noroeste del Océano Pacífico.

Los ciclones se generan en el Pacífico Sur y el Océano índico
Los ciclones se generan en el Pacífico Sur y el Océano índicoAshim Paul – AP

¿Cómo se forman las tormentas tropicales? De acuerdo con información la NOAA, estos fenómenos meteorológicos “absorben el calor de las aguas tropicales para alimentar su furia. Cuando el aire caliente que generan, al menos 26,5 grados centígrados, sube, crea un área de menor presión de aire y vuelve a enfriarse. Pero sigue alimentándose del aire caliente en ascenso que lo empuja hacia un lado. Este ciclo genera fuertes vientos y lluvias torrenciales.

Cuando los vientos están por debajo de lo que define a un huracán, por debajo de los 61 kilómetros por hora, el fenómeno se conoce como depresión tropical.

Para dimensionar la peligrosidad de los huracanes, NOAA aporta un dato: “Los vientos furiosos pueden producir aproximadamente la mitad de la energía que la capacidad de generación eléctrica del mundo entero”, en referencia a lo que ocurre en pleno suceso meteorológico.

LA NACION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here