Las autoridades de República Democrática del Congo (RDC) han acusado al Gobierno ruandés de «chantajear» a la comunidad internacional y utilizar la crisis de refugiados con «fines políticos».

El portavoz del Gobierno congoleño, Patrick Muyaya, ha arremetido así contra las palabras del presidente ruandés, Paul Kagame, por considerar que «los Deechos Humanos carecen de valor para él» después de que Kigali anunciara que no acogerá a más refugiados provenientes de RDC en respuesta a las acusaciones de Kinsasa sobre un supuesto apoyo ruandés al grupo armado M23.

Así, ha indicado que incluso Kagame ha tratado de «retirar sus propias palabras» sobre este asunto dado que «ha revelado sus verdaderas intenciones», según ha recogido la emisora Radio Okapi.

Más de 70.000 congoleños han cruzado la frontera con Ruanda huyendo del conflicto entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes del M23, que cuentan con el apoyo de Ruanda, según la comunidad internacional. Sin embargo, Kigali sigue negando estas acusaciones.

Para la ONG Human Rights Watch (RHW), las declaraciones de Kagame ilustran una «politización de los derechos de los refugiados por parte del Gobierno ruandés». «Los últimos ataques de Kagame contra los Derechos Humanos, esta vez contra los de los refugiados, se suman a la lista de pruebas que evidencian que Ruanda no es un socio internacional fiable», ha indicado la organización.

Europa Press

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here