“Las subastas judiciales electrónicas implicaron un cambio relevante en la forma de rematar todo tipo de bienes en el marco de una causa judicial. El proceso se tornó eficiente, seguro y transparente. Se eliminaron las conductas inapropiadas de los compradores y la presencia de personas sin verdaderas intenciones de comprar. Adicionalmente, se evitó el traslado físico de dinero, tanto por parte del comprador como del martillero”.

La afirmación pertenece a Néstor Trabucco, secretario de Planificación de la Suprema Corte de Justicia bonaerense, en referencia al proyecto de subastas judiciales.

Trabucco no lo dijo en palabras, pero al afirmar que con el sistema aplicado –que se comenzó a funcionar en octubre de 2015, hace siete años– se eliminaron las “conductas inapropiadas” se refería a la denominada “Mafia de La Liga de Compradores”, la asociación criminal que participaba de los remates o subastas judiciales controlando la oferta mediante distintos mecanismos a fin de adjudicarse a precio vil los bienes subastados.

Una casa en la calle Las Magnolias al 2700, en Pilar
Una casa en la calle Las Magnolias al 2700, en Pilarhttps://subastas.scba.gov.ar/

Desde octubre de 2015, cuando la Suprema Corte de Justicia bonaerense comenzó a hacer las subastas on line, se realizaron 1432 remates electrónicos, de los que participaron 3913 oferentes inscriptos en el Registro General de Subastas Judiciales.

“La eficiencia del sistema se ve reflejada en el aumento de los participantes y en la mayor celeridad y la economía de recursos del Poder Judicial”, explicó Trabucco.

En esos 1432 remates hechos en los últimos siete años se subastaron 665 bienes inmuebles (departamentos, casas y terrenos), 532 bienes muebles registrables (autos, motos, máquinas agrícolas, embarcaciones y aeronaves) y 182 bienes muebles no registrables.

“En la Web [https://subastas.scba.gov.ar/ ] puede inscribirse cualquier persona humana o jurídica, quien luego de cumplir con una serie de requisitos se convertirá en postor. Publicada una subasta podrá pujar y ver en tiempo real el avance de las ofertas, a través de cualquier dispositivo”, sostuvo Trabucco.

Según Gustavo Pérez Villar, subsecretario de Tecnología Informática de la Suprema Corte de Justicia, el sistema está integrado por cuatro módulos: “registro de postores”, “registro de subastas”, “sala de posturas” y el “portal de difusión”.

Los bienes muebles e inmuebles rematados son los que fueron embargados por disposición de la Justicia.

Un establecimiento agroindustrial en el partido de Adolfo Gonzales Chaves, en el sur bonaerense
Un establecimiento agroindustrial en el partido de Adolfo Gonzales Chaves, en el sur bonaerensehttps://subastas.scba.gov.ar/

“Cualquiera sea la naturaleza de los bienes a subastar, el juez dispondrá la realización de una subasta electrónica, proceso interactivo de búsqueda de precio mediante la puja simultánea entre distintos postores, realizada a través de Internet”, había informado LA NACION en octubre de 2015, cuando se dio a conocer la puesta en marcha del nuevo sistema de remates judiciales.

Para poder implementar el nuevo mecanismo, la Suprema Corte de Justicia elaboró y envió un proyecto de ley a los poderes Ejecutivo y Legislativo para solicitar “la modificación de las normas procesales que regulaban la subasta judicial con el objetivo de lograr mayor eficacia, transparencia, publicidad, seguridad, economía de recursos y celeridad en los remates judiciales”.

Tras la aprobación en la Legislatura bonaerense, el nuevo sistema se puso en marcha en el Departamento Judicial de La Plata, y después se implementó en todo el territorio bonaerense.

“La Suprema Corte bonaerense desarrolló un plan de implementación gradual en cada uno de los departamentos judiciales: hoy todas las subastas judiciales en la provincia de Buenos Aires se realizan por medio de la Web”, explicaron desde el máximo tribunal provincial.

Una casa en la calle Pareja al 2400, en el barrio porteño de Villa Pueyrredón
Una casa en la calle Pareja al 2400, en el barrio porteño de Villa Pueyrredónhttps://subastas.scba.gov.ar/

Como se dijo, desde octubre de 2015 se efectuaron 1432 subastas electrónicas, de las cuales 352 tuvieron lugar en el Departamento Judicial Bahía Blanca; 261, en La Plata; 210, en Mar del Plata; 156, en San Martín; 115, en San Isidro; 79, en Mercedes; 55, en Necochea; 42, en Morón; 28, en Azul; 26, en Lomas de Zamora; 19, en Quilmes; 18, en Junín, La Matanza y Trenque Lauquen; 11, en Pergamino; 9, en Avellaneda-Lanús; 8, en Zárate-Campana; 6, en Moreno-General Rodríguez, y 1, en Dolores.

“El sistema de subastas electrónicas de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires proporciona un punto de acceso único y seguro de toda la información inherente a la realización de subastas judiciales, permitiendo el seguimiento y la participación ciudadana por medio de Internet”, explicaron fuentes oficiales.

Un Volkswagen Up! subastado por https://subastas.scba.gov.ar/
Un Volkswagen Up! subastado por https://subastas.scba.gov.ar/https://subastas.scba.gov.ar/

Desde la Suprema Corte bonaerense sostuvieron: “A partir de esta innovación se logró establecer una herramienta de gestión judicial que facilita y hace más transparentes y seguras las subastas en el ámbito de la Administración de la Justicia provincial”.

En la actualidad, en la web (https://subastas.scba.gov.ar/) se pueden ver las ofertas de los bienes muebles e inmuebles que están para subastar y con el tiempo límite para inscribirse y así poder ofertar.

“El sitio web llamado Subastas Electrónicas es único en el país con su funcionalidad. A pedido de otras jurisdicciones, y por medio de convenios de colaboración, la Suprema Corte bonaerense cedió el código fuente del sistema a los poderes judiciales de Tucumán y Mendoza y a la Fiscalía de Estado de la provincia de Buenos Aires”, agregó Pérez Villar.

La transparencia del sistema, según explicaron fuentes judiciales, se da “por las características de la plataforma, con la posibilidad de pujar [ofertar] casi en todo momento y desde cualquier lugar, generando un mecanismo más eficiente para los interesados”.

Un Chevrolet Prisma, subastado por https://subastas.scba.gov.ar/
Un Chevrolet Prisma, subastado por https://subastas.scba.gov.ar/https://subastas.scba.gov.ar/

En 2020, como informó LA NACION oportunamente, después de dos años de investigación se desarticuló una banda vinculada a la denominada “mafia de la liga” en Mar del Plata.

En esa ocasión fueron imputados los cuatro líderes de la organización criminal y se identificó a 31 cómplices.

En cinco años, según la investigación del fiscal Alejandro Pellegrinelli, la mafia de la Liga de Compradores había ganado 324 de las 510 subastas.

Las maniobras para alcanzar la compra no solo se limitaban a ofertas y a la utilización de “matones” para sacar del ruedo a cualquier otro interesado con pretensiones sobre el mismo inmueble. También se valieron de artimañas en notificaciones a propietarios a los que se les ejecutaban los bienes: lograban que no les llegaran los avisos judiciales a sus domicilios para que quedaran fuera de los márgenes de oportunidad de detener las operaciones de remate.

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here