Por Francois Murphy

VIENA, 17 sep (Reuters) – Una de las cuatro líneas
eléctricas principales de la central nuclear de Zaporiyia, en
manos de Rusia, ha sido reparada y vuelve a suministrar
electricidad a la central desde la red ucraniana dos semanas
después de su caída, informó el sábado el organismo de control
nuclear de la ONU.

A pesar de que los seis reactores de Zaporiyia, la mayor
central nuclear de Europa, se han apagado, el combustible que
contienen todavía necesita refrigeración para evitar una fusión
potencialmente catastrófica. Esto significa que la central
necesita electricidad para bombear agua a través del núcleo de
los reactores.

La disponibilidad de energía en Zaporiyia ha sido una fuente
de gran preocupación después de que la última línea principal se
cayera y luego se desconectaran tres líneas de reserva que
pueden conectarla a una central eléctrica de carbón cercana.

Eso hizo que la central entrara en el llamado «modo isla»,
en el que su último reactor operativo le proporciona energía,
aunque esa operación no es sostenible. Hace una semana se
reconectó una línea eléctrica de reserva, lo que permitió que
ese reactor también se apagara.

«Con la reconexión de la línea principal ayer por la tarde,
las tres líneas de energía de reserva se mantienen de nuevo en
reserva», dijo el Organismo Internacional de Energía Atómica
(OIEA) en un comunicado.

Rusia y Ucrania se han culpado mutuamente de los bombardeos
en el emplazamiento de la central nuclear de Zaporiyia que han
dañado edificios y provocado la desconexión de las líneas
eléctricas.

«Aunque la situación energética de la central ha mejorado
durante la última semana, la situación general de la central,
situada una zona de guerra, sigue siendo precaria», dijo el
OIEA.
(Reporte de François Murphy. Editado en español por Javier
Leira)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here