A poco de asumir al frente del Ministerio de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz fijó posición sobre un tema sensible en medio de la escalada inflacionaria y aseguró que no habrá altas de nuevos beneficiarios de planes sociales.Es una decisión inamovible”, sostuvo.

La flamante ministra, que reemplazó a Juan Zabaleta, aseguró que mantendrá la política de su antecesor. “No hay más planes sociales. Esa es una decisión”, consignó en una entrevista concedida a la agencia Télam. Sostuvo que no hay necesidad de hablarlo con los movimientos sociales. “Es la misma línea de Zabaleta”, indicó.

En ese sentido ratificó la continuidad de la auditoría sobre los planes sociales encargada a universidades. Sostuvo que su resultado le dará insumos para pensar medidas a adoptar. E insistió en la necesidad de comenzar un esquema para reducir progresivamente la cantidad.

En esa línea, la ministra de Desarrollo Social cuestionó a Patricia Bullrich, quien había estimado que era posible eliminar los planes sociales en cuatro años. Sostuvo que se trataba de un “título explosivo” y expresó que el Gobierno trabaja en la construcción de un “puente al empleo”.

“Es ir justamente planificando que no tengamos en la Argentina 1.300.000 trabajadores de la economía popular subsistiendo con un plan social. Hay que alentar el trabajo y hay que desalentar la superposición de transferencias de ingresos”, planteó.

Tolosa Paz y Zabaleta
Tolosa Paz y Zabaleta

En esa línea, Tolosa Paz consideró que la auditoría le dará un “diagnóstico” para tomar medidas en “materia social”. Remarcó en ese sentido la necesidad de no aumentar las altas de beneficiarios de planes y avanzar en la creación de empleo. “El tema es la decisión política de hacerlo, tomar las decisiones para que eso ocurra. No ocurre mágicamente. Si yo digo ‘corte en la 9 de Julio, bueno 200.000 planes más’ el mes que viene tengo un millón y medio”, señaló.

Y amplió: “Mientras tanto, tengo a la Pyme acá que dice ‘quiero un trabajador con el salario mínimo vital en 54 mil pesos” y resulta que una persona puede llegar a haber recibido [en planes] individualmente más que eso”.

Para Tolosa Paz, “todo indica que el límite a la transferencia de programas sociales tiene que estar estudiado para no desalentar el trabajo”. “No está determinado, pero todo indica con una razonabilidad que es casi como absoluta, que quien va a trabajar tiene al menos un salario mínimo. Queremos que haya trabajo con derechos. Queremos que haya formalidad porque eso es vacaciones, aguinaldo, obra social y alguien que te defienda que es un sindicato. Eso es peronismo”, sostuvo.

En paralelo, la funcionaria de Alberto Fernández consignó que no se desatenderá los reclamos de alimentos, que hacen los movimientos sociales. “Hay una lista de reclamos de asistencia a comedores. Vamos a tomar todas y cada una de esas demandas que sí son solucionables, pero no hay más altas [de planes]”.

Tolosa Paz se refirió a la reunión que mantuvo con su par de Trabajo, Kelly Olmos, el viernes para reordenar la política social. Allí, se acordó avanzar un “techo” al número de planes sociales y en comenzar con la depuración de “duplicaciones” de las asistencias estatales. Aclaró, sin embargo, que el universo de beneficiarios que perciben más de un “plan”, no es “mayoritario”.

Tolosa Paz aseguró que los planes no pueden desalentar el empleo.
Tolosa Paz aseguró que los planes no pueden desalentar el empleo.Gustavo Amarelle / Télam

“Techo a las altas de los programas sociales, para que haya un aliento al trabajo y, por otro lado, administrar los recursos de manera responsable para evitar las superposiciones de planes que terminen desalentando la búsqueda del logro del trabajo formal en Argentina. Si a un plan, le sumo tres o cuatro transferencias más, la brecha con el salario se achica y la gente puede estar siendo desincentivada para la búsqueda del empleo”, afirmó.

Por otro lado, la flamante funcionaria se refirió a los últimos datos de pobreza e indigencia y al pedido de Cristina Kirchner para abordar la ganancia de los empresarios. “Achicamos la pobreza y aumentó la indigencia, en el último semestre, que fue el del desbarajuste más grande que tuvimos”, indicó.

Y profundizó: “La brecha cambiaria creció, este Ministerio no pudo comprar azúcar y aceite, y las rentabilidades de las empresas alimenticias fue grande. Hay un sector que tiene una cobertura social, como puede ser una mamá con un hijo solo, que está en el límite de la indigencia, porque tiene la cobertura con la AUH y la Tarjeta Alimentar Pero un señor de 50 años que trabajó desde los seis y ya no puede hacerlo y no tiene hijos, no tiene esa cobertura. Hay universos a los que no llegamos con nada. Yo estoy de acuerdo con el proyecto de ley de Renta Inesperada, que no se trató”.

Por otro lado, se refirió a la figura de Sergio Massa y a su llegada al Gobierno meses atrás. “Llega en un momento en el que la situación económica y social requería un acuerdo político que le diera fortaleza al Ministerio de Economía y eso se está logrando y eso le hace bien a la Argentina. Aumentar las reservas del Central, achicar la brecha cambiaria, dar cumplimiento al acuerdo con el FMI para que eso no me golpee a mi como ministra de Desarrollo”, indicó.

LA NACION

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here