MEHAR, Pakistán (AP) — Voluntarios paquistaníes recorrían en embarcaciones el miércoles distintos puntos de la anegada provincia de Sindh para rescatar a los habitantes atrapados en los poblados y localidades que quedaron sumergidas mientras el país lidia con inundaciones sin precedentes.

Los aguaceros, que comenzaron a mediados de junio, han causado desprendimientos de tierra y derrumbes de viviendas, dejando 1.355 personas muertas y más de 600.000 damnificadas. En un momento, las anegaciones cubrieron cerca de una tercera parte del territorio de Pakistán durante varias semanas, según cálculos.

Las inundaciones, causadas por lluvias monzónicas excepcionalmente intensas, hasta el momento han afectado a unos 3.3 millones de personas, de las cuales 177.265 han sido evacuadas de sus viviendas, de acuerdo con la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres.

Los voluntarios, que pertenecen a diversas organizaciones caritativas, se sumaron el mes pasado a una operación a gran escala encabezada por el gobierno y con el apoyo de las poderosas fuerzas armadas del país, a fin de salvar tantas vidas como fuera posible en medio de un aumento en los niveles del agua que han arrasado con cultivos, caminos, puentes y casas.

Los socorristas enfrentan dificultades debido a que muchos residentes, particularmente en zonas remotas, se rehusaron a evacuar y permanecieron en sus viviendas creyendo que no estarían en peligro por las inundaciones.

Los voluntarios que llegaron a la localidad de Mehar, en el sur de la provincia de Sindh, han evacuado a un gran número de personas en las últimas semanas, dijo Mohammad Ilyas, voluntario de la Fundación al-Khidmat, un grupo caritativo local.

Koro Khan, de 45 años y quien fue rescatado del poblado cercano de Sultan Bhatti, dijo a The Associated Press que esperó por ayuda durante 13 días.

“Quedamos varados… perdí mi casa, todo”, dijo. Agregó que no pudo llevarse ninguna pertenencia y ahora enfrenta un futuro incierto.

Ilyas, quien habló con la AP vía telefónica, dijo que esta semana ha estado saliendo en su bote de un poblado a otro y que ha podido rescatar sin ayuda a decenas de personas, incluyendo a una embarazada que puso en resguardo el miércoles en Mehar.

“Damos gracias a Dios que salvamos a esta mujer, que estaba a punto de dar a luz”, dijo.

___

El periodista de The Associated Press, Muhammad Farooq, en Naseerabad, Pakistán, contribuyó a este despacho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here