El entrenador del FC Barcelona, Xavi Hernández, ha asegurado que el Real Madrid, al que se enfrentan este domingo en la final de la Supercopa de España, tiene «un punto de ventaja» en el «aspecto psicológico», ya que sus jugadores han disputado muchas más finales, pero ha recalcado que tienen que agarrarse a «las ganas de ganar títulos».

«El aspecto psicológico es fundamental, ese puede ser un punto de ventaja para ellos: tienen jugadores con más experiencia, han jugado más finales. Nos tienen que poder las ganas de ganar títulos. Hace mucho que no ganamos títulos y se tiene que demostrar. Nos lo tenemos que creer, porque cuando nos lo creemos jugamos muy bien al fútbol. Tenemos que intentar jugar como en la primera parte. Tenemos que controlar nuestras emociones ante un rival fuerte», declaró en rueda de prensa.

A pesar de todo, afirmó que deben ver el hecho de tener jugadores menos experimentados como «una ventaja». «Tenemos muchos jugadores que no han ganado títulos con el Barça, y eso tenemos que verlo como una ventaja. Tenemos que demostrar estas ganas y esta hambre que nos harán conseguir títulos. Es una oportunidad tremenda, los veteranos tienen que demostrar categoría. Tenemos muchos jugadores que no han ganado títulos y yo lo veo como una ventaja», apuntó.

Sobre el conjunto blanco, aseguró que lo ve «como siempre», «muy fuerte en todos los aspectos»: «físicamente, tácticamente muy trabajado, muy fuerte en los contraataques y las transiciones, con jugadores para marcar diferencias sobre todo delante, con un centro del campo muy fuerte. Es el rival más fuerte de la competición liguera y es el actual campeón de LaLiga y de Europa», expresó.

«El Madrid tiene un gen competitivo muy grande en las finales y eso lo tenemos que igualar para ganar la Supercopa. Estamos muy motivados e ilusionados, significaría mucho este título para nosotros, con el extra de que es el Madrid. Nos daría esta confianza para seguir trabajando. Pase lo que pase, la temporada seguirá, pero con un título en el bolsillo todo cambia. Veo al Madrid muy fuerte, independientemente de si juega bien o mal», continuó.

Además, el técnico catalán insistió en que «en el Barça es innegociable ganar». «Los objetivos son los títulos, estamos a 90, 120 minutos o los penaltis de ganar uno», dijo. «Me cambiaría por uno de ellos, incluso de los que están en el banquillo. Jugamos para la gente, para sentirse bien, para sentirse importante. Estoy hipermotivado para mañana. Como entrenador es una pena, porque no depende de mí hacer un pase o marcar un gol, se sufre mucho más. El otro día estaba enfadado porque sentí que los futbolistas pensaban que no debían estar en esa situación: en la prórroga contra el Betis, 2-2… Es fútbol, tienes que estar preparado. No sé si ellos eran conscientes de que nos estábamos jugando mucho. Por eso me enfadé», prosiguió.

También valoró el hecho de que el preparador blanco, Carlo Ancelotti, no pierde una final a partido único desde 2010. «Me das muchas esperanzas», dijo entre risas. «Las estadísticas están para cambiarlas, yo también he tenido mucha suerte en finales. Será difícil. Lo veo como una oportunidad. Estoy muy motivado y muy contento de estar en una final. Tenemos delante al Madrid y es una extramotivación brutal, y si me dices Ancelotti no pierde una final desde 2010, me motiva más», indicó.

«Con Ancelotti tengo muy buena relación, hemos coincidido muchísimas veces, le di un premio en su momento. Es una persona extraordinaria, un caballero del fútbol. Tenemos que ir por esta línea, la de que es una guerra deportiva, nada más. Tenemos que demostrar respeto y admiración, como la que tengo por muchos de los jugadores y del entrenador del Madrid», continuó.

Por otra parte, Xavi reconoció que con el fuera de juego semiautomático «se pierde un poco la salsa del fútbol», aunque es «más justo». «Es más justo, y me gusta la justicia. Menos las jugadas interpretables, las demás son más justas; si es fuera de juego, es impepinable. Se pierde un poco la esencia de la celebración del gol, pero me gusta la justicia del VAR», concluyó.

También cree que la RFEF podría programar las semifinales el mismo día «de cara al año que viene», para evitar diferencia de descansos. «Pero no es excusa. Hay jugadores que han acabado con molestias, pero están disponibles. Mañana es una final y tienes que estar, tienes que demostrar las ganas. Cuando empiezas a jugar al fútbol es por cosas como esta. Mañana es una final, juegas con el Barça, contra el Madrid, el eterno rival… ¿qué más se puede pedir? Lo veo como una oportunidad. No tenemos miedo ni ansiedad, estamos ante una oportunidad de oro de ganar un título a mitad de temporada, que nos daría mucha moral y mucha confianza», afirmó.

Por último, Xavi esquivó la pregunta sobre un posible trueque con el Atlético de Madrid entre Memphis y Yannick Carrasco. «Yo no quiero que salga nadie, estoy contento con toda la plantilla. A partir de aquí, si alguno pide salir, hay que suplir esta baja. No voy a dar nombres», finalizó.

Europa Press

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here