Rusia ha sido ampliamente condenada después de bombardear ciudades en Ucrania, incluido el lanzamiento de ataques con misiles en el centro de Kyiv por primera vez.

Estados Unidos dijo que los ataques «brutales» habían alcanzado objetivos no militares y prometió ayuda militar continua, incluidos sistemas avanzados de defensa aérea.

El jefe de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, dijo que estaba «profundamente conmocionado».

Vladimir Putin dijo que los ataques fueron una represalia por la explosión del sábado en un puente clave que une Rusia con Crimea.

En un video desafiante, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, dijo que «Ucrania no puede ser intimidada. Solo puede estar más unida. Ucrania no puede ser detenida».

La violencia mortal en Ucrania incluyó ataques en las ciudades de Lviv, Kharkiv, Dnipro y Zaporizhzhia.

Al menos 14 personas murieron y decenas más resultaron heridas, dijeron las autoridades.

En Kyiv, las áreas afectadas incluyeron el parque Taras Shevchenko, un edificio universitario y un parque infantil.

Un cráter en la carretera de KyivFUENTE DE IMAGEN,IMÁGENES FALSAS
Captura de imagen,

Los ataques del lunes vieron el centro de Kyiv como objetivo por primera vez

Antonio Guterres describió los ataques como «otra escalada inaceptable de la guerra» por la que los civiles estaban pagando el precio más alto.

La UE dijo que se había cometido un crimen de guerra, mientras que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo que Rusia representaba el terror y la brutalidad.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, fue uno de los muchos líderes extranjeros que hablaron con el presidente Volodymyr Zelensky, y «se comprometió a continuar brindando a Ucrania el apoyo necesario para defenderse, incluidos los sistemas avanzados de defensa aérea», dijo la Casa Blanca.

Biden dijo que los ataques demostraron «la absoluta brutalidad» de la «guerra ilegal» de Putin.

China e India, que no han condenado la guerra, pidieron una desescalada.

Hablando en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, Sergiy Kyslytsya, embajador de Ucrania ante la ONU, dijo que su familia había estado en una zona residencial en Ucrania cuando fue atacada por los últimos misiles rusos y no pudieron ir a un refugio antiaéreo.

Dijo que Rusia ya había matado a algunos de sus familiares, llamándolo «un estado terrorista» que debe ser disuadido de la manera más fuerte posible para evitar más atrocidades. Agregó que la delegación de Rusia ante la ONU dejaba «un rastro de sangre» cada vez que ingresaba al salón de la Asamblea General.

La Asamblea General está celebrando una reunión de emergencia tras los últimos ataques de Rusia. Aunque la sesión fue convocada debido a la anexión por parte del Kremlin de cuatro regiones ucranianas parcialmente ocupadas luego de falsos referéndums, se ha visto ensombrecida por los ataques de esta mañana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here